Los farmacéuticos, presos de las farmacias


Desde hace 20 años los farmacéuticos estamos ante el Drugs New Deal que supone ofrecer a la sociedad sus conocimientos para reducir la morbi- mortalidad asociada a medicamentos. Porque los medicamentos están causando graves problemas a los sistemas de salud y estos no se dan cuenta de dónde está la raíz veradera de esos problemas. Creen que es una cuestión de precios de los medicamentos, pero no es así, aunque pueda haber margen para su disminución y sobre todo, para limitar las desigualdades que limitan el acceso a los mismos en los países en vías de desarrollo o en la indigencia más abosluta en esta y otras materias. Pero, no, no es una cuestión de precios, o no solo.

Los medicamentos han contribuido a cronificar enfermedades que eran incurables, y han contribuido a aumentar la esperanza de vida. Cronificar significa que no curan, sino que aumentan el espacio de tiempo que va desde el diagnóstico a la muerte, y acompañan hasta esa muerte a las personas que deben tomarlos, con lo que eso significa de cambios drásticos en la vida de las personas.

Además, conforme avanza la vida hay que tomar más, y la probabilidad de que interfieran entre ellos, al compartir mecanismos fisiológicos medicamentos para problemas muy diferentes, es cada vez mayor.

Y también se produce a veces la diferente percepción de lo que es beneficio y que es adverso entre pacientes y profesionales de la salud. Por poner un ejemplo, la vasodilatación que produce un medicamento antihipertensivo en un varón que conduce a la bajada de presión arterial (efecto positivo para el profesional) se puede reflejar como disfunción eréctil (efecto negativo para el paciente) y como en toda circunstancia, se toma una decisión en función de prioridades, conocimientos y expectativas. hay que considerar que el paciente es como un profesional de la salud (porque toma decisiones autónomas), sin una formación reglada para ser paciente.

Los problemas que causa la farmacoterapia son diversos, y no solo reacciones adversas, como algunos quieren creer, o de incumplimiento, como otros nos quieren hacer creer. Los problemas de la farmacoterapia, además de los de incumplimiento, son también de no tomar medicamentos necesarios por falta de diagnóstico, tomarlos sin necesdad, falta de respuesta adecuada en el paciente, o los ya consabidos efectos adversos.

Asumir el desafío de ajustar y optimizar los resultados de los medicamentos, de trabajar junto al paciente por reforzar su papel de liderazgo, ayudándole a tomar buenas decisiones desde el conocimiento, e integrarse en un equipo multidisciplinar en el que todos aportan y ninguno tiene mando absoluto, era el reto. Un reto que es muy beneficioso para todos por los ahorros económicos y en sufrimiento que supone. Se sabe que por cada euro invertido en profesionales que hagan esta labor, el proveedor sanitario, es decir, en nuestro caso, ese Estado que somos todos, ahorraría una media de 4,18, llegando a 12 en algunas patologías. Un par de ejemplos para ilustrar:

1. Una limpiadora diabética lleva de baja cuatro meses por una inflamación en la articulación de la mano que le ocurre al fregar. Su médico no le prescribe coricoides, que le bajarían rápido la inflamación, porque su diabetes no está controlada y podría ser aun peor. Un farmacéutico trabajó con ella para ajustar los niveles de azúcar hasta bajarlos suficientemente como para que su médico pueda administrarle los corticoides. En un mes, todo se ha resuelto. Si se hubiera actuado así desde el principio, todos nos hubiésemos ahorrado los cuatro meses de baja laboral que estuvo. A cambio, se ha gastado un poco más de insulina y una caja de corticoides. Probablemente 15 euros más de gasto farmacéutico frente a 2.500 euros de baja. Buen negocio este, ¿no?

2. A un paciente con el pulso muy lento su médico le divce que le van a tener que poner un marcapasos. El farmacéutico se dio cuenta de que había un medicamento muy importante que podía producir ese efecto, y que lo tomaba porque había tenido un infarto hacía años. Pero ese medicamento se eliminaba por la orina y el paciente no orinaba mucho y se podía estar acumulando. Sugirió el cambio por otro similar pero que se eliminaba con la bilis, eliminándose la necesidad del marcapasos al recobrar su ritmo el pulso. El nuevo medicamento valía 1 euro más al mes, pero se había ahorrado un marcapasos, que costaba ponerlo má de 9.000. ¿Qué tal?

El Drugs New Deal implica un reto revolucionario para los farmacéuticos. Sin embargo, todavía no se ha acometido. En lugar de afrontar los cambios necesarios (que son de todo tipo, y van desde modificar las decimonónicas Facultades de Farmacia hasta cambios drásticos en la profesión y en el sistema sanitario) se acrecaron tímidamente a esta práctica asistencial, para luego dejarla, o tergiversarla para que entrase, aunque fuese a presión, en un establecimiento sanitario como las farmacias, cuyo fin es facilitar la accesibilidad de los pacientes a los medicamentos.

Los farmacéuticos tenemos miedo al cambio. Cuando fabricábamos medicamentos éramos científicos, y como tales, progresistas, investigadores, buscadores de la verdad, innovadores….Ahora somos comerciantes, y como tales, conservadores, temerosos de los cambios, gestores y poco dados a asumir nuevas responsabilidades.

Los farmacéuticos hemos antepuesto las farmacias a un acto profesional que debe ser renovado, porque las necesidades de los pacientes sobre los medicamentos cambian porque la sociedad cambia y los avances resuelven problemas pero alumbran otros nuevos. Si embargo, nos seguimos agarrando a la entrega de medicamentos, y trabajamos todo lo que conlleva mejorar la entrega, dando la espalda a una práctica profesional nueva, que estará dentro de la farmacia…..o no. Pero nos da pavor asomarnos a la puerta. Y además, creemos que el mundo está en nuestra contra, y no caemos en que lo que el mundo nos está diciendo es que lo que hacemos no es suficiente para justificar una carrera de cinco años que además financia con nuestros impuestos, y que paga a unos profesores universitarios que dictan clases para formar un profesional que ya no existe y que desapareció hace más de cincuenta años.

A pesar de los ataques a nuestra dignidad, que son ciertos, y del hostigamiento mafioso de unos políticos ineptos que se aprovechan de nosotros cuando lo necesitan y que se ceban también por ser presa fácil y lugar común de la opinión pública, a pesar de todo eso, tenemos que mudar la piel y dar un paso al frente, que traerá una profesión nueva. No renovada; nueva.

En un mundo en crisis financiera, ecológica, de valores, de modelo de convivencia; ante la muerte de una época, toca abrirse al nuevo mundo que viene. Cada cual tiene su desafío. Este es el granito de arena que tenemos que poner los farmacéuticos. A romper las cadenas que nos tienen maniatados.

Anuncios

8 comentarios en “Los farmacéuticos, presos de las farmacias

  1. Aunque es extenso, he dispuesto de tiempo para leer tu artículo detenidamente y me parece magnífico.

    Creo que muchos compañeros queremos dar ese paso, pero ese paso, como tú bien dices, a muchos les da miedo, sobre todo porque temen perder lo que ahora tienen, es decir, comodidad a pesar de todo lo que “nos atacan”.

    Precisamente en estos “ataques” ó “cuadraturas presupuestarias” rápidas y fáciles es donde deberíamos ver la oportunidad, ó si quieres, la necesidad de cambiar, al menos desde un punto de vista económico (desde el profesional no hay duda).

    Desde el pueblo más pequeño de la provincia de Sevilla….
    Enhorabuena por tu artículo,
    Javier

    1. Gracias, Javier por leerte tan pronto un artículo recién cocinado. La clave será hacer de tripas corazón y lanzarse adelante. Si le hubiera puesto una foto que decorase el artículo, habría puesto una de la entrada a un desierto. Muchos inmigrantes atraviesan desiertos para llegar al sueño dorado de Europa, muchos mueren en el camino, y otros llegan sufriendo vejaciones sin límite y sin nombre. Nos toca atravesar el desierto y sufrir. Sin saber si nos tocará morir en el intento. De todas formas, no hay vuelta atrás y quienes quieran atravesar ese desierto sin condiciones previas, deberían alistarse. No todos estamos preparados para ello, y habrá quienes se quieran quedar en la aldea (la mayoría, a pesar de todo). Y habrá que ponerse en camino. Gracias por tus estimulantes comentarios

  2. Me ha sorprendido gratamente el artículo escrito. Creo que debemos aprovechar los turbulentos momentos que vivimos para provocar ese cambio profesional tan necesario.
    Nuestra profesión, necesita renovarse. Necesitamos creernos que nuestra labor es indispensable en el sistema sanitario. Últimamente el dispensar repasando listas de precios no favorece a nuestro desarrollo profesional. ¿Cómo se articula el cambio?

    Un cordial saludo. y enhorabuena.

    Domingo Ortega.

    1. El cambio debemos articularlo cambiando la estrategia. Creando unidades experimentales para demostrar a la sociedad y a nuestro gobierno que esta práctica, además de buena y necesaria, es rentabilísima en términos clínicos y económicos, que evita sufrimiento y mejora la calidad de vida. Si no hacemos el camino por ahí, los farmacéuticos seguiremos presos en nuestra cárcel, que antes tenía barrotes de oro, pero que nos los han cambiado por otros de hojalata pintada con purpurina de la mala. Gracias por tus comentarios, Domingo

  3. Excelente articulo, lamentablemente la profesion se ha quedado en el tiempo, lo que nos toca ahora es reinventar la profesion de farmacia; creo y tengo mucha confianza, que en un corto plazo estas cosas cambiaran y seremos una de las principales fuentes de consulta respecto no solo al medicamento, tambien en todos los ambitos que nos compete en nuestra profesion, desde aqui me uno a la reinvencion que se debe de dar en la profesion. Para esto estimados amigos, debemos estar preparados para afrontar esta gran responzabilidad.

    Saludos cordiales
    Hamilton Cieza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s