¿PARA QUIÉN ES LA ATENCIÓN FARMACÉUTICA?


Ayer día 29 hice un post un tanto polémico, que produjo tuiteos y retuiteos, y alguna discusión en facebook, para explicar lo que quería decir. Creo que a muchas personas les condicionó el título, aunque otras simplemente no estaban de acuerdo con lo que exponía. Agradezco mucho todos los mensajes, que siempre fueron respetuosos y argumentados. Si exponer ideas libera, recibir críticas no es menos positivo, ya que permite aprender de la controversia, para afirmarse o rectificar.

Como consecuencia de estas aportaciones, se me ocurrió no retrasar mucho un nuevo post. Aunque este no trate de rebatir ideas suscitadas ayer, sí que se me ocurrió a partir de las opiniones que recibí.

Porque lo que me pregunto y trato de responderme a través de estas palabras, es la cuestión de para quién es la atención farmacéutica. Puede parecer que la respuesta es sencilla, pero creo que nuestras actuaciones no lo dejan tan claro.

Cuando los farmacéuticos comunitarios hablamos de la atención farmacéutica, lo hacemos como de algo nuestro, algo que tenemos que hacer. Algo que hay que hacer para que sobreviva la profesión, para reforzar nuestro papel ante la sociedad, para salvar un modelo, que se hará cuando nos lo demanden y exijan o que hay que hacer ya y adelantarse a los tiempos. Muchos ven que es el clavo ardiendo al que agarrarse para evitar las llamas del infierno, que son las que han calentado el clavo y están muy cerca. ¿Es la atención farmacéutica únicamente nuestra?

Cuando otros farmacéuticos hablan de la atención farmacéutica — de atención primaria, hospitalarios —, lo hacen de algo que les gustaría hacer, pero que si alguien debe ejercer, es el farmacéutico comunitario, pero que desgraciadamente está más cerca de la gestión del producto — por cierto, ¿de qué vive? — que de lo sanitario — ¿qué le reconocen? —. Y por supuesto, se reconoce que es un profesional infrautilizado, con un potencial enorme por ser el profesional de más proximidad a la población, y que debería despertar a este mundo. ¿No es la atención farmacéutica también de ellos?

Si los que hablan son los profesores de las Facultades de Farmacia, mejor no escucharlos, y perdonarlos porque no saben lo que hacen. Los pobres están en su mundo. En ese mundo que sostenemos entre todos y que no da respuestas a las necesidades de la sociedad en materia de farmacéuticos, que ignoran las leyes y los cometidos que tienen que cumplir los que salen de sus aulas, como si no fuera cosa de ellos. ¿Pero quién le pone el cascabel a ese gato? Es mejor tomarla con los comunitarios, claro está.

Y si se habla con los políticos, más de lo mismo. El farmacéutico debería hacer, tiene un papel indispensable, es pieza clave, etc, etc. Y ven la atención farmacéutica como algo que deberían hacer si se lo propusieran en serio. ¿Tú no eres responsable de la salud de los pacientes, o solo para salir en la tele cuando se hace un trasplante óctuple?

En resumidas cuentas, unos y otros miran hacia el farmacéutico comunitario, como si no les fuera nada en ello. Menos el profe universitario, que le están cambiando el pañal y ahora no puede sacarlo su cuidador. ¿Nene, tú qué dices de la atención farmacéutica?

¿Y nadie mira al paciente? ¿Nadie ve las profesiones como producto de las necesidades de la sociedad para resolver problemas concretos que tiene, y que cambian conforme dicha sociedad evoluciona?

No sé si será suficiente, pero la atención farmacéutica no será una realidad hasta que todos orientemos nuestra mirada hacia los pacientes. Mientras se vea como algo gremialista, esto no tendrá futuro. Y en este escenario, los únicos que ganan con el fracaso son aquellos que viven de que la atención farmacéutica en España sea eso precisamente. Porque ya se sabe que a río revuelto, ganancia de pescadores.

Las Facultades de Farmacia tendrán que formar servidores de la sociedad en materia de medicamentos, en lugar de aprendices de todo y maestros de nada con derecho a margen comercial.

Los políticos tendrán que mojarse y tomar decisiones, para que el derecho a la salud, en lo que respecta a los medicamentos, quede garantizado. Y no como hoy, que falta voluntad política para profundizar en ello y se espera a que otros muevan pieza.

Los profesionales también tendrán que dejar de mirarse al ombligo y exigir, en nombre de los pacientes, que la atención farmacéutica sea una realidad. Porque el fracaso de que la atención farmacéutica no exista, no es solo de los farmacéuticos comunitarios; es de todos, profesionales de todo ámbito, docentes y políticos. Porque quienes mueren y sufren son aquellos a los que nos debemos, y de los que nos acordamos muy poco, salvo de palabra.

Levantemosla mirada. Miremosmás allá de nuestros zapatos. La sociedad necesita de los farmacéuticos. Y eso es responsabilidad de todos. Al clavo ardiendo, el farmacéutico se agarró asido de una soga a la que van mucha más gente agarrada de la que se cree.

Anuncios

2 comentarios en “¿PARA QUIÉN ES LA ATENCIÓN FARMACÉUTICA?

  1. Nos hace falta conciencia de comunidad, y pensar que nosotros nos integramos a una sociedad por medio de nuestras profesiones, como dices Manuel, muchas palabras y pocos actos. Generalmente estamos esperando el aval de la sociedad para actuar, en vez de actuar y que la sociedad vea nuestro trabajo. Puede ser cansado luchar contra corriente pero si estamos convencido de lo que hacemos. nada debe detenernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s