RESET


Volver a empezarHay que luchar por conseguir tus sueños, pero no morir en el intento. Esta es la conclusión que saco cuando, después de casi veinte años dedicado en cuerpo y alma a la Atención Farmacéutica, ese concepto revolucionario profesional que ha sido manoseado y prostituido, vaciado de todo sentido social por culpa del onanismo profesional de unos, la falta de visión de otros, los miedos de unos cuantos más y el borreguismo de una mayoría que tanto daño ha hecho y va a seguir haciendo en cualquier faceta de la vida. Ya se sabe, igual que ese poema de Martin Niemöller que luego adaptó Bertolt Brecht:

«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista, Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista, Cuando vinieron a por los judíos, no pronuncié palabra, porque yo no era judío, Cuando finalmente vinieron a por mi, no había nadie más que pudiera protestar.»

Uno tiene que pensar hasta dónde llega su limitada capacidad y la mía se agotó. Al menos, para intentarlo en la farmacia comunitaria, un establecimiento sanitario privado de interés público en el que lo público jamás ha tenido interés ni confianza. Se hace muy difícil que una idea que no venga de los de siempre triunfe en un país con tantos prejuicios a un lado y otro del arco político. Cuando digo los de siempre me refiero a las profesiones sanitarias que molan; cuando digo lo del arco político no me refiero al arquito que separa al PP y al PSOE, que son la derecha sociológica de este país, sino al arco de verdad. Porque en este país lo que vengan de ciertas instituciones o corporaciones que no estén bien vistas se pierde por alguno de nuestros importantes agujeros éticos socavados por la endogamia.

Pero no se trata de echarle la culpa a nadie de los fracasos de uno, cuando retos más importantes en el mundo se han conseguido con liderazgos apropiados.

He escrito la palabra fracaso, a pesar de que no sienta que mi carrera profesional lo haya sido. Simplemente no he conseguido ver lo que esperaba vivir. No obstante pienso que he puesto mi granito de arena en el proceso y que mi aportación, en el ámbito de la farmacia comunitaria, ya no va a dar más de sí.

En estos años, los varios miles de pacientes me han ayudado a aprender muchas cosas. Quizás la más importante, a entender la verdadera importancia de optimizar la farmacoterapia de los pacientes, sus consecuencias, lo que puede significar en el ámbito de la salud pública su instauración, las posibilidades de crecimiento que le podría dar a una profesión denostada que sigue empeñándose en autoengañarse.

He publicado decenas de artículos científicos, he enseñado a cientos de profesionales de muchísimos países, he conocido lugares fantásticos, personas y profesionales excelentes, maravillosos, de una talla humana y científica fuera de lo común; he hecho amigos para siempre como dice la canción; y sobre todo, me ha ayudado a ser mejor persona y a entender algo mejor la vida. Creo que no puedo pedir más. “Que me quiten lo bailao”, que además, he bailado mucho, por cierto.

¿Y a partir de ahora, qué? En lo profesional, disponible, aunque reconociendo las dificultades. Hoy estoy más convencido que nunca de que optimizar la farmacoterapia de los pacientes es prioritario. Prioritario para los pacientes y prioritario para los sistemas sanitarios. Que sea prioritario para los farmacéuticos es algo que tienen que decidir quienes tienen capacidad de hacerlo y actuar de forma coherente a esa capacidad.

Si hubiera algún proyecto serio implantación de esta tecnología sanitaria, en el que alguien creyera que mi experiencia pudiera ser útil, no dudaría en subirme a ese carro con la misma ilusión de siempre, porque creo que mi experiencia y conocimiento pueden ser aprovechables. Pero continuar mareando la perdiz, no. Soy consciente de que es algo realmente difícil que se dé, y por tanto, tengo más que asumido y estoy preparado para cerrar esta etapa de mi vida y continuar con otra que abrí hace unos años y que hoy me está dando sus frutos personales, la literatura. El motor de mi vida siempre fue la ilusión por hacer cosas en las que creo. Solo espero morirme cabreado porque no me dé tiempo de seguir haciendo cosas nuevas y poniéndome retos por alcanzar.

Estos cuatro meses de 2013 que restan me servirán, además de para terminar mi segunda novela, para cumplir mis compromisos profesionales adquiridos y cerrar esta etapa de mi vida. Porque ya, sin farmacia y con la Unidad de Optimización de la Farmacoterapia, no es coherente continuar participando de lo que no se ejerce. Si me he quejado mucho de tanto charlatán de feria que ha habido y sigue habiendo en el entorno de la Atención Farmacéutica, lo peor que me podría pasar sería convertirme en uno de ellos.  Me hace una ilusión especial volver a Medellín a finales de septiembre, ciudad en la que empecé mi actividad docente en América Latina. Será como finalizar el relato circular de esta aventura maravillosa de conocer este continente que tanto me ha dado como profesional y como persona, y en el que me he sentido respetado, reconocido y sobre todo, querido. No tengo palabras para describir lo que América ha sido para mí.

Y para finalizar, todo mi apoyo y mi aliento a quienes continúan en la lucha, a esos farmacéuticos y farmacéuticas que siguen creyendo en ellos mismos y en su capacidad para ser útiles a la sociedad, que sienten su profesión como un servicio público, como su modesta contribución a hacer un mundo más justo y humano. Este partido lo vais a ganar. Ya lo creo que sí.

Para terminar, un himno apropiado: We shall overcome, con Pete Seeger. ¿Aún tienes dudas de cómo será el final de todo esto?

http://www.youtube.com/watch?v=QhnPVP23rzo

Anuncios

12 comentarios en “RESET

  1. Estoy firmemente convencido de que la AF es necesaria para mejorar la calidad de vida de los pacientes.
    No conozco bien su implantación para saber si la estrategia utilizada es mejor o peor que otras alternativas.
    Creo en el trabajo conjunto médico farmacéutico.
    Te considero un pilar firme de la AF, y una de las personas que merece la pena conocerse.
    Sigue p’alante…p’atras ni para tomar impulso

    1. Muchas gracias, Fermín. Nos conocemos desde hace muchos años y valoro aún más por eso tu comentario. Tengo muchas ganas de seguir y quiero seguir. Pero en la farmacia ya lo he intentado y no lo he conseguido. Hace falta que se den otras estrategias. En Estados Unidos la implantación en centros de salud junto a los médicos, ha sido la estrategia que mejor resultado ha dado. Ha sido un éxito enorme y ha demostrado una importante reducción de costes y mejora de los resultados en salud. Necesitamos que esto se pueda dar en España, esa conjunción. Aquí priorizamos el establecimiento sanitario a la práctica, el dónde vamos a hacer al qué vamos a hacer y cómo. Así es muy difícil. Y hasta que la Administración pública no se tome esto en serio, hay muy poco que hacer. El estado está cargando las consecuencias económicas derivadas de una farmacoterapia ineficaz: medicalización excesiva de la sociedad como coste directo e innumerables costes indirectos en atención sanitaria que podría haber sido innecesaria y prestaciones sociales derivadas de las bajas por enfermedad, temporales o definitivas, de quienes han sufrido un accidente derivado de una medicación que no alcanza los efectos deseados. Todos podríamos trabajar mejor, aprender unos de otros, crecer juntos y salvar más vidas. Quienes hemos querido no hemos tenido la posibilidad, quienes la tienen no la han ejercido. Algún día a esto se le dará la vuelta. Hace falta que alguien que tenga el poder se lo crea. Yo esperé más de algunos que solo nos utilizaron para ocupar poder. Ojalá se le pueda dar la vuelta a esto. Si existe esa posibilidad, allí estaré. Si no puede ser, gracias por tu amistad y por ser parte de esas personas que merecen la pena conocerse

  2. Manuel, no te vayas muy lejos, que te necesitamos…. (no sé cómo ‘escribir’ lo que siento…, tu me conoces). Todo lo concentro en un fuerte y caluroso (hoy más, aún) ABRAZO amigo, amigo

    1. Gracias, Mariano. Estaré como se dice, disponible. Para impulsar esto si hay posibilidad cierta, y si no para continuar profundizando nuestra amistad. Eres otro de los felices encuentros de este maravilloso camino que ahora da un giro

  3. Como bien dices tu camino va a dar un giro.
    No quiero ni imaginar que no podremos beber más de tu sabiduría farmacéutica. Menos aún ahora que en breve empezaré a ser yo el que tome las decisiones. Mientras tanto seguiremos disfrutando de tu literatura.
    Pero girando, girando al final volverás al comienzo. Será entonces cuando tendrás mi casa abierta para todo aquello que para entonces te vuelva ilusionar. Y no me cabe la menor duda de que con el tiempo así será.
    Un fuerte abrazo.

    1. Gracias, Rafa. Lo que yo pueda aportar como farmacéutico está disponible. Pero yoy farmacéutico, no una farmacia, tengo conocimientos (limitados) y experiencia (limitada), pero soy más que cuatro paredes y un mostrador. Los farmacéuticos somos mucho más que las farmacias. Cuando se pueda separar eso y pueda ganarme la vida ejerciendo una práctica asistencial que creo que es útil y necesaria, lo volveré a intentar. Pero el camino que ya recorrí ha llegado al final, y si no hay otro, seguiré disfrutando de la literatura

  4. Estimado Manuel,
    Lamento tu decisión desde lo profesional ya que eres un modelo a seguir por muchos colegas, pero valoro enormemente tu valentía en reconocer que ,como personas que hemos tenido la oportunidad de formarnos como profesionales de la salud, debemos estar más allá de la conveniencia personal y más cerca de lo que creemos para ayudar a transformar la realidad para el bien común y para los que nos sucedan.
    Te hago llegar un cordial saludo y a tu disposición para lo que pueda ser de utilidad. Marcelo

    1. Muchas gracias, querido Marcelo. Es un honor recibir tu apoyo. Las decisiones, por muy meditadas que estén, son siempre difíciles de tomar, al menos para mí. Pero entiendo que desde mi posición de humilde farmacéutico de barrio he hecho lo que he podido y he llegado hasta donde mi capacidad me ha permitido. Eso me satisface por una parte, pero por otra me deja la incógnita de conocer si hubiera podido hacer más desde otra posición. También eso intenté y nunca logré o no me permitieron estar en otros lugares desde los que poder transformar de una forma real la profesión. Creo que en el ámbito asistencial la profesión se mueve entre el miedo y la estupidez más absoluta y eso nos está hundiendo. Siempre estaré dispuesto a volver si se dieran otros espacios y oportunidades, pero creo que en un país tan sectario y conservador como España, esto es realmente difícil. Me quedo con la alegría de lo realizado. Y espero mucho de los nuevos líderes profesionales que van emergiendo y que necesitan que otros no les taponemos el camino. Un fuerte abrazo y gracias por tu amistad

  5. Sin temor a equivocarme eres un gran impulsador de la atenciôn farmaceutica a nivel internacional.
    Demostrar que la farmacoterapia es fundamental para garantizar la salud pública mediante atenciõn farmacèutica es una labor cientifica de luchas muy fuertes porque desde el Siglo XIX con la revolución industrial se ha hecho mås dificil conjugar: Ciencia, Regulación y Negocio en la profesion mâs versátil de la salud, la Profesiõn Farmacêutica… Manuel, debes tener la satisfacciôn de que has dejado huellas de AF en latinoamerica y el Caribe.
    Karen Tamariz

  6. Manuel: Te dejo un gran abrazo y una frase que en Argentina acuñaron las Madres de Plaza de Mayo “La única lucha que se pierde es la que se abandona”
    Dudo que vayas a abandonar tus ideas, estoy seguro que seguirán fluyendo desde otro lado, otra actividad u otra perspectiva.
    De eso se trata la vida.
    Muchas suerte en tu nueva etapa y a
    seguir dando batalla.
    Fabian

    1. Querido Fabián, como dices, mi cabeza siempre bullirá y hará cosas. Como dice el título del post, se trata de un reseteo y de tratar de perseguir aquello en lo que crees desde otra perspectiva. Por supuesto que seguiré dando la batalla. Ahora toca migrar a buscar desde dónde, pero, sin duda, a seguir dándola. Y seguro que nos en contramos en este camino: salud, cultura, educación. Tratando de ser motores de ideas. Un abrazo y gracias siempre por vuestra amistad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s