EN BICICLETA


BICICLETA ANTIGUA

 

 

 

 

Nunca supiste montar en bicicleta,

ni sentiste la brisa en la cara

como los que vamos sin los pies en el suelo.

Nunca sufriste otro vértigo

que el que te regalaron tus cervicales.

Y ya es demasiado tarde.

 

Siempre tuviste nostalgia de la mentira,

de lo que no existe, de lo que nunca ocurrió.

Tu boca escupe sanguijuelas,

ávidas de sangre inocente y fresca,

incluso de la tuya.

Atila sin caballo. Y sin bicicleta.

 

Inútil venganza la tuya,

dolorosa batalla contra el mundo.

Por muchas muertes que causes,

ya nunca sabrás

montar en bicicleta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s