UN ESPEJO EN EL QUE MIRARSE


Allá por los años 80 del siglo pasado, un mal remero como yo se hizo entrenador en el Real Círculo de Labradores de Sevilla. Por aquella época, el Círculo, para los que somos de allí, el Labra, para quienes lo conocen de fuera, no entraba ni siquiera entre los cuarenta mejores clubs de España. Un desastre. Anchoa Muñoz, el entrenador que sucedió a quien le cabía el dudoso honor de dirigir la sección de remo, fue el que me dio la alternativa para ser su ayudante, y poco a poco fuimos formando un equipo.

Por aquella época, uno de los clubs de la ciudad desapareció, el Remo Sevilla, y sus deportistas fueron a parar al Labradores y al Náutico. Los mejores remeros masculinos fueron al Náutico de Sevilla, por aquel entonces el mejor club de España con diferencia, y las chicas ficharon por el Círculo, que comenzó a crecer gracias a ellas.

Con trabajo de cigarras, fuimos formando remeros que, cuando alcanzaban un cierto nivel de calidad, escapaban hacia el Club Náutico, que se llevaba siempre a los mejores. A pesar de eso, nosotros no nos frustramos, y tuvimos un espejo en el que mirarnos, que no era otro que Carlos Molina, el extraordinario entrenador de nuestros adversarios, historia viva del deporte sevillano, andaluz y nacional, que no ha obtenido el reconocimiento que merece.

Trabajamos mucho aquellos años, pero aprender de Carlos hizo que un día, con el paso del tiempo, con paciencia y tenacidad a pesar de las frustraciones, comenzásemos a formar a remeros de calidad que no querían marcharse, como nuestra primera medalla internacional, Curro Navarro, subcampeón del mundo junior. A partir de ahí, todo cambió, y nuestro amado Círculo se instaló entre la élite del remo nacional.

Hace ya muchos años que el Círculo de Labradores es el mejor club de remo de España. Cada temporada, decenas de sus remeros son campeones de España, internacionales, y algunos de ellos medallistas en campeonatos del mundo, olímpicos. Si mérito tuvo que saliéramos de aquel ostracismo tan mediocre, mucho más ha tenido mantenerse durante tantos años, preservando una cultura de esfuerzo y una manera de sentir los colores, a pesar de que han pasado no pocos técnicos que han sabido mantener al club en la cima.

Escribo esto como sevillista, cuando nuestro vecino el Betis busca un espejo en el que mirarse: el Celta, el Villarreal, el ….

Cierto es que el fútbol es otra cosa, que la confrontación en un deporte amateur y con escasos seguidores es diferente, que la generosidad de Carlos Molina hacia nosotros es difícil de trasladar al mundo del balompié, y que el Guadalquivir es el escenario compartido de los clubs de remo, con lo que todo puede ser más fácil en el remo que en el fútbol. Pero también lo es que imitar en el fútbol es tan posible como en el remo, y mucho más si cabe, por la cantidad de información pública que hay. No haría falta siquiera ni aceptar públicamente que se imita al vecino. Quizás el único problema que exista en realidad es que en el Betis se adolece de paciencia, por la obsesión en superar al rival.

espejoreinaNo hace tantos años, cuando Caparrós ascendió al Sevilla, éste quedó en mitad de la tabla, algo muy similar a como va a acabar la temporada el Betis, y no pasó nada. Era meritorio, y lógico tras haber vivido en segunda división con las carencias económicas que tenía el Sevilla. ¿Por qué no sucede esto con el Betis? ¿Impaciencia, envidia? Se me escapa.

Sevilla-LiverpoolAmigos béticos, ustedes pueden lograr lo mismo que el Sevilla, y no es cuestión de dinero, sino de mentalidad. Si no cambian, nada cambiará; si no cambian, no vamos a poder enfrentarnos en una final europea como a muchos nos gustaría; si no tienen paciencia, no pasarán de donde están, que, aunque no lo reconozcan, no es eso tan literario como falso de que son capaces de lo mejor y lo peor, sino la mediocridad. Quizás una diferencia que existe entre ambos clubs es que cuando el Sevilla fue mediocre, era ya plenamente consciente de ello. No digamos ahora, que estamos en otro escalón. Hace falta menos literatura de folletín para contar nuestra historia; es más necesario, si se quiere cambiar de verdad, tener espejos en los que mirarse

No le llamen suerte a nuestra trayectoria, ni busquen otro nuevo salvador para la suya. La fórmula no es secreta, y tampoco el Sevilla la patentó.

Imágenes tomadas de http://www.descubrelamagia.ning.com y de http://www.youtube.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s