DEMASIADO TARDE, BERTOLD


BERTOLD

Primero se llevaron a los albañiles,

a los arquitectos,

pero yo no era ni lo uno ni lo otro,

y no me importó,

y les voté.

 

Luego emigraron los jóvenes,

por espíritu aventurero nos dijeron,

Pero yo no era joven ni aventurero,

y tampoco me importó,

y les voté.

 

Y comenzaron los desahucios.

Pero yo tenía mi casa

y dinero para limosnas.

Y me importó,

pero sólo un rato.

 

Más tarde vinieron las acampadas en las plazas,

Los llamaron perroflautas, comunistas,

y me lo creí,

y me asusté.

Y no los dejé pasar,

y me alegré,

aunque no sé bien por qué.

 

Después fueron a por los emigrantes,

porque nos estaban quitando el pan,

y los echaron

y los enjaularon,

y de nuevo los voté.

 

Luego supe lo de nuestras pensiones,

y subvenciones,

y traiciones.

Y caí en la cuenta, de Suiza.

 

Hoy ya lo sé,

no eran los míos, eran sólo suyos.

Pero ya no hay contenedores que hurgar

a pesar de tanta basura.

 

No sé cómo pasó,

por qué no lo vi.

Hoy sólo sé que

ya es demasiado tarde, Bertold.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s