DIARIO DE A BORDO.FELIZ NAVIDAD (1)


Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada. Lucas 2,7.

Temblando, con su diminuto cuerpo aún sin lavar desde que salió del vientre de su madre. El resto trataba de proporcionarle estímulos y calor mientras él se debatía entre la vida y la muerte. Su primera cuna fue la cesta de salvamento en la que fue evacuado en un helicóptero de la guardia costera de Malta. […]

Respeto a quienes por sus convicciones no celebran la Navidad. Es más, admiro su resistencia ética, su coherencia y su disposición para ir en sentido contrario a la mayoría, por tener pensamiento propio. Ellas, estas personas que piensan así, nunca soltarán a Barrabás. Mejor dicho, claro que lo soltarán, pero tampoco permitirán la crucifixión, ni del hijo de Dios ni de nadie. A mí, en cambio, me encanta celebrar la Navidad, y no por cuestiones religiosas sino, me permito decir en mi ignorancia, antropológicas, además de porque me da la oportunidad de denunciar la hipocresía de no pocos creyentes, a quienes les parece que el fundamentalismo es cuestión exclusiva de facciones radicales musulmanas.

El diario.es publica hoy la noticia que motiva esta entrada en el blog. El Open Arms, es hoy un portal de Belén en alta mar.

Ningún país ha admitido a los emigrantes que alberga la embarcación de la ONG española. Ni la izquierdista (sic) Grecia ni las católicas Italia o Malta, ningún país ha permitido el desembarco, y no quiero ni pensar lo que dirá esa derecha nacionalcatólica de mi país y sus panfletos que le dan vox como el barco ose acercarse de nuevo a nuestras costas. Estos católicos para los que todos somos hermanos, siempre y cuando gocemos de pasaporte español ⸺ en vigor y desde el nacimiento, que no todo pasaporte es válido para ellos ⸺, seamos de tez no demasiado oscura y consideremos cultura eso de matar animales después de clavarle dos o tres puyas⸺ según categoría del lugar, a más categoría, más puyas⸺, seis banderillas y al menos un espadazo, si no son más, incluyendo verduguillo.

Estos patriotas que defienden sus alforjas, que no tienen fondo, que nunca están suficientemente llenas, me recuerdan mucho a Herodes y sus soldados, a aquellos fariseos  para los que la religión comienza y termina en el rito y el resto del tiempo lo pasan protegiendo su poder. Estos son los que crucificarían de nuevo a un Jesucristo renacido una Nochebuena en la que los de siempre, vagan buscando posada porque nadie les permite alojamiento. Y, además, gozan de un pueblo, como el mío, en el que no menos de cuatrocientos mil bárbaros elegirían, en elecciones libres como las del pasado 2 de diciembre, soltar a Barrabás con tal de que los de siempre, los que llevan siglos poniéndoles el pie en el pescuezo cuando no haciendo sacrificios humanos con ellos, continúen mandando. Y es que en una comunidad tan amante de las tradiciones, qué mayor tradición puede haber que perpetuarlos en el poder.

Claro, que todo esto, no sería posible sin esa figura, tan tradicional también en la comunidad del lazo amarillo, del caganet, que no sé qué significa pero que a mí me recuerda a esos especímenes que tan bien definió Martin Niemöller y luego popularizó Bertolt Brecht.

Que cada cual sepa dónde está. Mientras tanto, feliz Navidad a las personas de buena voluntad, entre las que siempre están quienes no la celebran y quienes tienen la valentía de pensar por sí mismas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s