UN PATRIOTA


El Dr. Fernando Quevedo, su esposa y yo, en el restaurante de la Marina peruana en el Callao, tomando un almirante.

Cuando pienso en las patrias pienso sobre todo en los patriotas, los seres humanos de carne y hueso que dan sentido a esa palabra, patria, que tantos usan los poderosos en beneficio de sus propios intereses, para blanquear sus actuaciones y hasta sus conciencias en beneficio de sí mismos.

Para mí, los patriotas son aquellas personas que piensan en lo colectivo, en lo de todos y no en lo de unos cuantos, las que renuncian al provecho personal para volcarse, dentro de las limitadas posibilidades de cada cual, en el bien común. Por eso veo tan alejados a muchos de los que se dicen patriotas de los que realmente lo son, y es que no basta enfundarse con una bandera para ser patriota. Es más, resulta bastante sospechoso, porque muchas veces la bandera sirve para ocultar lo que se hace tras ella.

Fernando Quevedo era, y desgraciadamente tengo que utilizar el pretérito como tiempo verbal, aunque podría decir que lo es si atendemos a la vigencia de su ejemplo, un patriota. Un científico, un investigador peruano y reconocido en el panorama internacional, algo que desgraciadamente ocurre tan de vez en cuando en este maravilloso país, que recorrió diversos países participando y encabezando misiones de la Organización Mundial de la Salud. Washington, Ginebra, sedes de la Organización Panamericana y la Organización Mundial de la Salud, respectivamente, o la Exposición Universal de Sevilla en 1992. Estos son algunos de los lugares y eventos en los que el doctor Quevedo dejó su impronta y prestigio, su buen hacer y su profesionalidad, pero no puedo decir que haya sido un patriota por eso, sino porque nunca olvidó de dónde vino y, sobre todo, porque un día renunció a ese brillante porvenir personal para regresar a trabajar por Perú a la docta casa de la Universidad Mayor de San Marcos, la más antigua de América. Y lejos de los falsos oropeles que da salir de su país retorno a él a enseñar a jóvenes compatriotas el camino de la excelencia.

Conocí, y comencé en ese mismo instante a admirar al profesor Quevedo en Trujillo hace catorce años. Inolvidable para mí fue aquella noche en la que quedé embobado ante la conversación a los postres con él y otros sabios profesores peruanos que me enseñaron el verdadero significado de la palabra cultura y también la pérdida que supone para nuestra especie la invisibilidad de personas como aquellas. Si amo Perú, sin duda es por haber tenido la suerte de haberme cruzado en la vida con seres humanos como José Juárez o Fernando Quevedo, y cito solo a ellos dos en nombre de tantos otros, y tantas otras.

Con el doctor Quevedo, que tanto apostó como visionario que era, por la apertura de la profesión farmacéutica a otros ámbitos alejados de los clásicos, aprendí y pasé también ratos inolvidables, escuchándolo. ¿Hay mayor lujo en la vida que poder escuchar a un sabio? Cuando miro hacia atrás en la vida, cuando pienso con tristeza si mi dedicación a la Atención Farmacéutica ha merecido la pena, no puedo evitar recordar a personas como el doctor Quevedo para afirmar que sí, que claro que sí, porque me dio la oportunidad de hacerme mejor profesional y mejor persona junto a personas de su categoría.

Descansa en paz amigo. Sueño por brindar con un almirante en tu memoria con nuestros amigos José Juárez y Armando Rivero, con José Jáuregui y José Aliaga, y también, cómo no, con nuestra Stefania Aiello, con la que cantaste aquello de Estelita, te llevo en el alma…

 Dicen que nadie está realmente muerto mientras haya alguien que lo recuerde. Te puedo asegurar que por lo que a mí respecta, y a muchas otras personas también, tu legado profesional y de afecto permanecerá muy vivo por mucho tiempo. Nadie como tú representa el verdadero significado de patriota. Cuántas desgracias se hubieran evitado en el mundo con más gente como tú.

2 comentarios en “UN PATRIOTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s