LOURDES

Cuando escribo estas palabras, Lourdes lucha a brazo partido en un largo combate por apurar un tiempo más de vida. Los inviernos han sido cada vez más duros para ella y este, que ni siquiera ha comenzado cuando tecleo este artículo, tiene todos los visos de ser el último. Pero también lo fue el anterior, y el anterior a este, y… […]

Continúa leyendo en: http://elfarmaceutico.es/index.php/ya-viene-el-sol/item/9759-lourdes#.XFRxtFVKhxA

EN AVANZADO ESTADO DE DESCOMPOSICIÓN

Que yo sepa, las instituciones profesionales que agrupan a quienes ejercen en un sector tienen por objetivo fortalecerlas. Sin afán de ser exhaustivo, se me ocurre que ayudar a construir mediante lo colectivo aquello que no se pueda conseguir de manera individual, es un buen propósito; hacer progresar a sus integrantes, facilitando el acceso al conocimiento innovador y a las prácticas más novedosas, también entra dentro de su misión; y qué decir de hacer llegar a la sociedad esos progresos, y de esta forma contribuir a su avance, a que el ser humano tenga una vida mejor gracias al modesto aporte que cada profesión pueda ofrecer. El hombre como especie es un animal de manada, y como tal cada individuo lleva en su naturaleza, o debería llevar, más bien, el cuidado de lo colectivo, el bien común, como forma de progreso, llámese ese colectivo estado, profesión o cualquier otro tipo de agrupación de diferente tamaño y orientación que se nos ocurra.

Dicho esto, encuentro unas jornadas farmacéuticas en las que los ponentes son este torero y este aristócrata, presentador y cantante (leo lo que dice el folleto de presentación convenientemente cortado) que aparecen en la foto. Que me guste o no el aristócrata, cantante, presentador, y puntos suspensivos, como profesional nada tiene que ver con lo que escribo, al igual que yo pudiera ser aficionado o no a los toros. La cuestión es si los ponentes de unas jornadas farmacéuticas deben ser un torero y un personaje público que poco tienen que ver con los avances y los retos que debe asumir una profesión que se descompone, y lo hace a la progresiva velocidad que marcan las instituciones que la representan.

Hubo una época, demasiadas décadas atrás, en la que las instituciones profesionales farmacéuticas hacían lo que se les suponía que deberían hacer todas, ayudar al progreso. Hoy, sin embargo, en este proceso largo de descomposición que llevamos, no solo no lo hacen sino que son una auténtica rémora, unos dedicados a la caza de brujas y otros a traer cantantes y toreros a jornadas profesionales, quizás para que demos los últimos capotazos al futuro mientras se produce nuestro canto del cisne. Y es que, cuando algo se descompone, son los microbios los que gobiernan, los que campan a sus anchas. Y, desgraciadamente, no estábamos vacunados.

P.D.: Inviten, por favor, al presidente de las enfermeras a las jornadas. Seguro que cambia de opinión y se queda más tranquilo.

NOVENTA MÁS EL DESCUENTO

Sí, eso es lo que dura un partido de fútbol. Noventa minutos, no ochenta. Noventa. Vamos a repetirlo de nuevo: noventa, y el descuento. En ese descuento que nos remató, de volver a matar, Modric. En el mismo descuento en el que nuestro rayado vecino consiguió llevarse los tres puntos a la buchaca. Noventa. Noventa más el descuento. Ochenta, no. Ochenta dura uno de rugby; como máximo. Esas son las reglas. Y si a nuestro entrenador no le gusta, puede pasarse al rugby, aunque ya el Sevilla no tenga equipo como antaño ni tampoco pueda enfrentarse al Real Madrid. No sé si el Girona lo tiene, habrá que verlo […].

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/noventa-mas-el-descuento/

TODO FUE POR CULPA DE LAS PIPAS

Quién me iba a decir que me tendría que enfrentar dos semanas seguidas al reto de escribir este artículo sin ayuda de Jul y Gan. Sí, queridos lectores, los vecinos. Otra vez la han hecho. Esta vez no ha sido un intento de suicidio colectivo propio de una secta diabólica, como el que trataron de perpetrar la semana pasada el perro Hulio y los primos, sino algo mucho peor, o más desagradable al menos, porque las disputas dentro de la familia, salvo en Navidades, que son más que justificables, inevitables diría yo, son difíciles de entender si no hay una herencia de por medio[…].

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/todo-fue-por-culpa-de-las-pipas/

FARMAREBAJAS

Veo este escaparate y recuerdo al presidente de las enfermeras opinando sobre la farmacia comunitaria. No sé, imagino que no, si habrá pasado por esta calle, aunque tampoco importa mucho. Si fuera la única que está de rebajas, tendría un pase, pero no. Farmacias de rebajas hay muchas y lo peor es que no solo en enero. Mientras unas intentan luchar por adquirir más responsabilidades, tan necesarias, por cierto, en el equipo sanitario, muchas permanecen de rebajas durante todo el año. Y desde hace muchos, muchos años. De rebaja profesional, claro. Y ya no están siquiera por los suelos, como anuncian las rebajas de otros “establecimientos”, sino que ya han horadado todas las capas del terreno que nos enseñaron en la indispensable asignatura de Geología.

Veo este escaparate y me pregunto por qué los dirigentes de Colegios profesionales callan ante la imagen que dan farmacias como esta. ¿Será porque algunos de sus miembros tienen escaparates similares en sus oficinas? Ni lo sé ni voy a perder el tiempo sabiéndolo.

Me pregunto también por qué esos representantes que elegimos, ay, para dirigir los Colegios de Farmacéuticos, y sé lo que me digo, hacen cazas de brujas con los que intentamos aportar dignidad a nuestra profesión, y en cambio miran para otro lado ante imágenes como esta, que tiran por tierra cualquier esfuerzo en el camino de ser auténticos profesionales comprometidos con la salud de los pacientes, esos conceptos con los que se llenan la boca a la hora de cacarear en público, pero que de lejos se ve que no es más que un discurso para mantener un estatus en rebaja. ¿Un estatus profesional en rebajas y uno personal en alza?

Falta poco más de año y medio para que se celebre en mi ciudad el Congreso de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP), esa entidad que preside una gran experta en caza de brujas. Aún nos quedan tiempo para que llegue, y varios periodos de rebajas para arrastrar por los suelos a la profesión. Ojalá en las próximas elecciones podamos arrojar fuera los excedentes de stock y comencemos limpios.

AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA

Mis amigos Jul y Gan y yo vivimos en una comunidad peor que esta

Aprovecho que Jul y Gan han acompañado a nuestros vecinos a urgencias para escribir la columna semanal. No han tenido más remedio que asistirlos debido al mal estado anímico con el que han empezado el año. Una vez más, intentaron acabar con sus vidas, y una vez más nosotros lo evitamos. Y no es que seamos generosos, que lo somos, sino que sería difícil, si no imposible, tener unos vecinos tan entretenidos como ellos. Todo empezó al percibir, a través de las finas paredes que nos separan, ciertos soniquetes que causarían desasosiego al más valiente. […]

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/aqui-no-hay-quien-viva/

NUESTROS DERECHOS NO SE NEGOCIAN. NI UN PASO ATRÁS EN IGUALDAD.

Mensaje que hay difundir:

Las mujeres feministas de Andalucía convocamos a la sociedad de nuestra tierra, de nuestro país, a que nos acompañe en las acciones que vamos a realizar el martes 15 de enero para denunciar el terrorismo machista que cada día nos agrede, nos viola y nos asesina, para denunciar la justicia patriarcal que sólo nos cree cuando somos asesinadas como Laura Luelmo, para repudiar los vergonzosos pactos de gobierno en Andalucía que negocian nuestros derechos negando la incuestionable realidad de la violencia de género, amenazando leyes y recursos para la igualdad que consideramos irrenunciables, encorsetando a la mujer en funciones reproductoras propias de tiempos pasados.

Convocamos las siguientes acciones:

Martes 15 a las 12:00 horas: Concentración delante del Parlamento de Andalucía, en Sevilla, donde mujeres procedentes de toda la comunidad realizaremos la performance simbólica “Las andaluzas nos quitamos las cadenas del machismo”.

Martes15 a las 19:00 horas: Concentraciones simultáneas en todas las provincias andaluzas y en las provincias del país que se solidaricen con las mujeres que viven y trabajan en Andalucía, bajo el lema “Ni un paso atrás en igualdad. Nuestros derechos no se negocian”. Iremos comunicando el lugar de la concentración en cada ciudad.

Que quede claro: en Andalucía nos van a tener enfrente, no permitiremos ni un paso atrás en nuestros derechos y libertades, de todas las mujeres, españolas o extranjeras. Ahora es Andalucía, pero en unos meses esta amenaza de involución se puede hacer realidad en todo el país.

Os rogamos que deis difusión de esta convocatoria en redes sociales y nos acompañéis, mujeres y hombres, en estas acciones.

Muchas gracias.

Convocamos colectivos de mujeres y feministas de toda Andalucía.

Contacto a través del colectivo Mujeres24H: mujeres24h@gmail.com

LA ARTROSIS DE MARADONA

La artrosis es una dolorosa enfermedad degenerativa de las articulaciones, en la que la edad y el sobrepeso juegan un papel muy importante. Si, como en el caso de Diego Armando Maradona, la profesión aumenta el riesgo por el sufrimiento de las rodillas, podremos explicar de forma muy clara las causas por las que el ex futbolista argentino padezca un problema así.

La artrosis es una patología que en mi opinión es paradigmática de cómo se están abordando muchas enfermedades en los sistemas sanitarios, muy centrados en los productos, poco en la capacidad de los diversos profesionales, y aún menos en las de los pacientes. A pesar de que el incremento del ejercicio físico y la disminución de peso constituyen el tratamiento principal, para lo que se requiere tiempo en los profesionales y motivación en los pacientes, son los medicamentos, analgésicos y antiinflamatorios, los que más se utilizan. Medicamentos que únicamente pueden paliar, si llegan a conseguirlo, el dolor, pero que no regeneran la articulación ni resuelven el problema, por lo que se necesitan siempre, no resuelven nada y… producen efectos secundarios muy graves, como le ha ocurrido a la “mano de Dios”, mano que no sé si también sufre de artrosis en su muñeca o en los dedos.

Diego Armando Maradona, a buen seguro, ha sufrido una hemorragia digestiva asociada a los antiinflamatorios utilizados para su artrosis, efecto muy común que hay que controlar y seguir, prevenir con medicamentos antiulcerosos y, en todo caso, vigilar para que no se produzcan, tanto por parte de los profesionales (síntomas como debilidad y cansancio del paciente, controles analíticos para identificar si el hemograma puede indicar pérdidas de sangre, anemia, etc) como del paciente, al estar atento a un oscurecimiento de sus heces, por ejemplo. La más que probable falta de control, la ausencia de seguimiento, en el caso de uno de los personajes más conocidos a nivel mundial, ha llevado a que el futbolista permanezca ingresado en el hospital hasta que pueda resolverse el problema.

El caso es sangrante, y no solo por los efectos sobre la salud y el estómago de Maradona, sino porque revela qué grado de control y seguimiento tienen los tratamientos con fármacos en el mundo, lo que constituye lo que hace tiempo denominé como epidemia farmacológica, una epidemia que, a diferencia de la mayoría de las epidemias, no afecta a pobres, sino también a ricos y a personajes relevantes. Se me vienen a la memoria la muerte de Michael Jackson, creo recordar que también la de Elvis Presley, y hasta la del genocida serbio Milosevic en su celda: todos murieron por un deficiente control de los medicamentos que utilizaban.

En el caso del astro argentino pueden haber influido otros medicamentos, incluso actitudes vitales, que puedan haber agravado el problema. Manejar la complejidad de la farmacoterapia no es tarea baladí, necesita de un especialista que lo realice junto a la persona que los utiliza, y no solo carecemos de servicios de este tipo, sino que relegamos al medicamento, en todos los sistemas sanitarios, a un mero papel instrumental.

La farmacoterapia falla al no producir los efectos deseados, falla al producir efectos no deseados y falla también al utilizarse de forma incorrecta por el paciente. Las consecuencias, en claves de pérdidas de vidas humanas y en aumento del sufrimiento en las personas, es inconcebible, y éticamente inadmisible cuando se posee la solución al problema. Y perdonen el asco que siento al escribir esto. Asco ante quienes dirigen las políticas sanitarias y ante todos los que tienen la capacidad de dar respuestas.

Asco, porque se podría financiar la solución con los ahorros de evitar el problema. El tratamiento de la artrosis de Maradona puede costar, como mucho, cien euros mensuales. Sin embargo, cada día que pase en el hospital supondrá unos ochocientos euros…¡¡¡diarios!!! Está medido: cada euro que nos gastamos en medicamentos supone gastar dos más en paliar los problemas que producen. Por cada euro que invertimos en profesionales que palien la epidemia farmacológica, el estado se ahorra cuatro al evitarse ingresos hospitalarios y bajas laborales, entre otros gastos.

El caso de Maradona no es una excepción. Millones de personas, centenares, miles de millones de personas toman medicamentos en el mundo y el único control que existe es que los pacientes que sufren estos problemas puedan llegar a tiempo a un hospital. Urge hacer las cosas de otra forma, pero a buen seguro que nada cambiará. Su padre, su madre, sus hermanos o sus abuelos, quizás sus hijos, morirán de una forma bastante gilipolla, y los responsables de ello jamás irán a la cárcel ni les pesará en sus conciencias.

No solo Maradona tiene artrosis. También los sistemas sanitarios, públicos o privados tienen enfermedades degenerativas y sangran a borbotones. Al menos el futbolista acudió a urgencias, pero los políticos, ni siquiera están alarmados.  

YO SÍ PUEDO

Cada mañana paso por este parque para comprar el pan. Son las siete y media, aún no ha amanecido. Es un paraje tranquilo, solo apto para hombres. Cuando alguna vez me he cruzado con alguna mujer, noto su prisa. Paso acelerado, mirada al frente, cuando no un giro brusco en su itinerario.

Ellas no pueden pasar por aquí, pero yo sí. Yo soy el macho, el que puede mirar a donde le dé la gana, el que puede pasar por donde le plazca. Por ejemplo, por aquí a esta hora, antes incluso si me place.

Recuerdo a esa gente que acabamos de elegir para representarnos en el Parlamento de Andalucía, a los que amenazan con romper el pacto para desalojar a Susana Díaz de la presidencia. A ellos y a los que consienten mancharse con sus votos para conseguir el poder sin necesidad de vomitar, sin sufrir ni tan siquiera una leve náusea. Los chicos y chicas de Casado y Rivera. A ellos y a los cuatrocientos mil andaluces, y andaluzas, que les han votado.

Hay que derogar la legislación contra la violencia de género en Andalucía para que ellas sigan sin poder pasar por aquí y yo camine a mis anchas. Al parecer los hombres estamos perseguidos. Igual que la religión católica, los toros, o la caza. ¿También las procesiones?

Aguardo expectante el desenlace de esta comedia trágica de protagonistas tan siniestros. Se me levanta el estómago imaginando la escena final. No os levantéis, andaluces; seguid acostados, en la siesta interminable de vuestra dejadez. Cambiar al señorito del cortijo os va a costar caro.