PESADILLA EN MACHÍN STREET

En casa estamos desesperados. Es llegar un partido de liga del Sevilla en campo ajeno y no dormir. La semana se hace terrible, insoportable. Y peor cuando más se acerca la fecha. Si al menos no nos hubiéramos clasificado para la UEFA, si el Ujpest o el Rxltxokodronov de Kapitolvska nos hubieran apeado de nuestro torneo fetiche, ahora jugaríamos los viernes y dormiríamos el fin de semana. Pero no, no pudo ser. Al menos hay un cierto alivio si jugamos el domingo por la mañana, pero casi nunca ocurre[…].

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/pesadilla-en-machin-street/

UN ESTADO DE DESÁNIMO

Si alguien albergaba alguna duda sobre que el fútbol es un estado de ánimo quizás la despejara a partir del minuto 87 de partido frente al Éibar. A diferencia del encuentro frente al Real Madrid, con el que, a decir de don Pablo Machín, competimos hasta el minuto 80 y perdimos hasta la dignidad, o el de Barcelona, que según él también estuvo contra las cuerdas hasta el minuto 80, antes de que nos cayera la media docena, esta vez pasamos del más espantoso de los ridículos, por utilizar una frase hecha muy futbolera, a casi rozar la gloria. Si alguien, repito, hubiera pensado antes del encuentro que iba a salir contento con un empate ante un equipo que solo se parece al Barça en la camiseta, lo habríamos tomado por loco. Y respiramos, e incluso algunos alcanzaron la avenida de Eduardo Dato con ciertas dosis de euforia en vena si bien, conforme avanzaban hacia el casco turístico, perdón, histórico, la realidad se abría paso en las mentes de los obnubilados sevillistas al recordar los primeros 87 minutos de partido.[…]

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/un-estado-de-desanimo/

SEMANA TRÁGICA

Jul y Gan acaban de marcharse al psicólogo que les han recomendado nuestro vecino y su pariente. Aturdidos, noqueados por la imagen del equipo, lucharon con denodado esfuerzo por no entregarse a la terapia el pasado jueves, tras la ominosa derrota de nuestro equipo, no en el Open de Australia a manos de Djokovic aunque perdiéramos por seis, sino en el Camp Nou. Pero lo del sábado ya no lo han podido resistir. La mente ha dejado de responderles y han tenido que ponerse en manos de un profesional. Ojalá se recuperen antes que Gonalons[…]

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/semana-tragica/

ÉCHALE HUEVOS

El sábado regresamos a casa hambrientos y emocionados. Íbamos inquietos por cómo iba a responder el equipo entre dos partidos tan importantes frente al Barcelona, no las teníamos todas con nosotros. Bueno, Jul sí que demostraba más fe en el equipo que Gan o que un servidor, pero es que si fuera por Jul ganábamos todos los partidos por cinco a cero. Por una vez acertó, pero es que siempre cree de manera ferviente que los partidos van a acabar así. Gan en cambio, es más cerebral, y por tanto, más pesimista. Es más, cuando el cenizo que se sienta en la fila más arriba de la nuestra empieza a pedir cambios, para lo que no espera más allá del minuto diez de la primera parte, es el primero que dice “Esto no pué ser, esto va a acabar mal”. Pero no acabó mal, vaya que no, y la única tristeza para nosotros fue que nuestro Coke jugaba en el equipo derrotado. Coke, un jugador madrileño que se hizo un hueco en nuestro corazón, porque eso es lo que entrega cuando juega, y nos duele como siguiera siendo de los nuestros. ¡Es que es de los nuestros para siempre!, añadiría yo[…]

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/echale-huevos/

LOURDES

Cuando escribo estas palabras, Lourdes lucha a brazo partido en un largo combate por apurar un tiempo más de vida. Los inviernos han sido cada vez más duros para ella y este, que ni siquiera ha comenzado cuando tecleo este artículo, tiene todos los visos de ser el último. Pero también lo fue el anterior, y el anterior a este, y… […]

Continúa leyendo en: http://elfarmaceutico.es/index.php/ya-viene-el-sol/item/9759-lourdes#.XFRxtFVKhxA

EN AVANZADO ESTADO DE DESCOMPOSICIÓN

Que yo sepa, las instituciones profesionales que agrupan a quienes ejercen en un sector tienen por objetivo fortalecerlas. Sin afán de ser exhaustivo, se me ocurre que ayudar a construir mediante lo colectivo aquello que no se pueda conseguir de manera individual, es un buen propósito; hacer progresar a sus integrantes, facilitando el acceso al conocimiento innovador y a las prácticas más novedosas, también entra dentro de su misión; y qué decir de hacer llegar a la sociedad esos progresos, y de esta forma contribuir a su avance, a que el ser humano tenga una vida mejor gracias al modesto aporte que cada profesión pueda ofrecer. El hombre como especie es un animal de manada, y como tal cada individuo lleva en su naturaleza, o debería llevar, más bien, el cuidado de lo colectivo, el bien común, como forma de progreso, llámese ese colectivo estado, profesión o cualquier otro tipo de agrupación de diferente tamaño y orientación que se nos ocurra.

Dicho esto, encuentro unas jornadas farmacéuticas en las que los ponentes son este torero y este aristócrata, presentador y cantante (leo lo que dice el folleto de presentación convenientemente cortado) que aparecen en la foto. Que me guste o no el aristócrata, cantante, presentador, y puntos suspensivos, como profesional nada tiene que ver con lo que escribo, al igual que yo pudiera ser aficionado o no a los toros. La cuestión es si los ponentes de unas jornadas farmacéuticas deben ser un torero y un personaje público que poco tienen que ver con los avances y los retos que debe asumir una profesión que se descompone, y lo hace a la progresiva velocidad que marcan las instituciones que la representan.

Hubo una época, demasiadas décadas atrás, en la que las instituciones profesionales farmacéuticas hacían lo que se les suponía que deberían hacer todas, ayudar al progreso. Hoy, sin embargo, en este proceso largo de descomposición que llevamos, no solo no lo hacen sino que son una auténtica rémora, unos dedicados a la caza de brujas y otros a traer cantantes y toreros a jornadas profesionales, quizás para que demos los últimos capotazos al futuro mientras se produce nuestro canto del cisne. Y es que, cuando algo se descompone, son los microbios los que gobiernan, los que campan a sus anchas. Y, desgraciadamente, no estábamos vacunados.

P.D.: Inviten, por favor, al presidente de las enfermeras a las jornadas. Seguro que cambia de opinión y se queda más tranquilo.

NOVENTA MÁS EL DESCUENTO

Sí, eso es lo que dura un partido de fútbol. Noventa minutos, no ochenta. Noventa. Vamos a repetirlo de nuevo: noventa, y el descuento. En ese descuento que nos remató, de volver a matar, Modric. En el mismo descuento en el que nuestro rayado vecino consiguió llevarse los tres puntos a la buchaca. Noventa. Noventa más el descuento. Ochenta, no. Ochenta dura uno de rugby; como máximo. Esas son las reglas. Y si a nuestro entrenador no le gusta, puede pasarse al rugby, aunque ya el Sevilla no tenga equipo como antaño ni tampoco pueda enfrentarse al Real Madrid. No sé si el Girona lo tiene, habrá que verlo […].

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/noventa-mas-el-descuento/

TODO FUE POR CULPA DE LAS PIPAS

Quién me iba a decir que me tendría que enfrentar dos semanas seguidas al reto de escribir este artículo sin ayuda de Jul y Gan. Sí, queridos lectores, los vecinos. Otra vez la han hecho. Esta vez no ha sido un intento de suicidio colectivo propio de una secta diabólica, como el que trataron de perpetrar la semana pasada el perro Hulio y los primos, sino algo mucho peor, o más desagradable al menos, porque las disputas dentro de la familia, salvo en Navidades, que son más que justificables, inevitables diría yo, son difíciles de entender si no hay una herencia de por medio[…].

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/todo-fue-por-culpa-de-las-pipas/

FARMAREBAJAS

Veo este escaparate y recuerdo al presidente de las enfermeras opinando sobre la farmacia comunitaria. No sé, imagino que no, si habrá pasado por esta calle, aunque tampoco importa mucho. Si fuera la única que está de rebajas, tendría un pase, pero no. Farmacias de rebajas hay muchas y lo peor es que no solo en enero. Mientras unas intentan luchar por adquirir más responsabilidades, tan necesarias, por cierto, en el equipo sanitario, muchas permanecen de rebajas durante todo el año. Y desde hace muchos, muchos años. De rebaja profesional, claro. Y ya no están siquiera por los suelos, como anuncian las rebajas de otros “establecimientos”, sino que ya han horadado todas las capas del terreno que nos enseñaron en la indispensable asignatura de Geología.

Veo este escaparate y me pregunto por qué los dirigentes de Colegios profesionales callan ante la imagen que dan farmacias como esta. ¿Será porque algunos de sus miembros tienen escaparates similares en sus oficinas? Ni lo sé ni voy a perder el tiempo sabiéndolo.

Me pregunto también por qué esos representantes que elegimos, ay, para dirigir los Colegios de Farmacéuticos, y sé lo que me digo, hacen cazas de brujas con los que intentamos aportar dignidad a nuestra profesión, y en cambio miran para otro lado ante imágenes como esta, que tiran por tierra cualquier esfuerzo en el camino de ser auténticos profesionales comprometidos con la salud de los pacientes, esos conceptos con los que se llenan la boca a la hora de cacarear en público, pero que de lejos se ve que no es más que un discurso para mantener un estatus en rebaja. ¿Un estatus profesional en rebajas y uno personal en alza?

Falta poco más de año y medio para que se celebre en mi ciudad el Congreso de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP), esa entidad que preside una gran experta en caza de brujas. Aún nos quedan tiempo para que llegue, y varios periodos de rebajas para arrastrar por los suelos a la profesión. Ojalá en las próximas elecciones podamos arrojar fuera los excedentes de stock y comencemos limpios.

AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA

Mis amigos Jul y Gan y yo vivimos en una comunidad peor que esta

Aprovecho que Jul y Gan han acompañado a nuestros vecinos a urgencias para escribir la columna semanal. No han tenido más remedio que asistirlos debido al mal estado anímico con el que han empezado el año. Una vez más, intentaron acabar con sus vidas, y una vez más nosotros lo evitamos. Y no es que seamos generosos, que lo somos, sino que sería difícil, si no imposible, tener unos vecinos tan entretenidos como ellos. Todo empezó al percibir, a través de las finas paredes que nos separan, ciertos soniquetes que causarían desasosiego al más valiente. […]

Continúa leyendo en: http://www.lacolinadenervion.com/aqui-no-hay-quien-viva/