TRES MIL VIAJES AL SUR. ¿POR QUÉ EN SAN BERNARDO?

PRESENTAMOS_CARTELTres mil viajes al sur cuenta la historia de cuatro mujeres que residen en un barrio marginal de una gran ciudad, lugar al que llegaron tras la expulsión de sus familias de los antiguos lugares en los que vivían para, a cambio de la concesión de una nueva vivienda en el extrarradio, liberar solares en los que construir edificios para las emergentes clases medias o altas que surgieron en los años 70 del siglo pasado en España.

La novela la ideo durante la presentación de la anterior, El guacamayo rojo, que trataba la emigración andaluza en Brasil a través de tres generaciones. Al día siguiente iba a participar en unas jornadas científicas en el Polígono Sur, donde trabajo como voluntario desde principios de 2006, y caí en la cuenta, esa idea tan potente que un escritor la transforma en una historia que merezca ser contada, de que hay emigraciones mucho tan duras como la anterior, o quizás mucho más, como la resultante de ser expulsado de tu barrio para enviarte a otro lugar alejado, y que quienes provocan eso aprovechen para enriquecerse, todo bajo el manto de una caridad que en realidad sólo esconde injusticia.

Las cuatro historias de Tres mil viajes al sur suceden en un solo día cada una de ella, en una estación diferente del año, pero se nutren de un viaje, el que realizan hasta llegar a esa prisión de muros invisibles, alejada de todo, para que nada incomode al resto de los habitantes de la ciudad. Aunque no se menciona ni el barrio ni la ciudad en el libro, es obvio que son Sevilla y su Polígono Sur los espacios en los que se desenvuelven los personajes, al igual que San Bernardo o Triana son dos de los barrios de expulsión. De ahí que, teniendo la firme idea de presentar el libro en un lugar emblemático y significativo, las posibilidades eran estos dos barrios y el Polígono Sur.

A través de relaciones familiares llegué a contactar con la Hermandad de San Bernardo, cuya Casa de Hermandad goza de un espacio amplio para poder realizar la presentación y, tras una conversación con el Teniente de Hermano Mayor, encuentro una disposición total y absoluta para desarrollar el acto en esa antigua casa de vecinos reformada que es su sede.

Las Hermandades de la Semana Santa sevillana son de las pocas organizaciones que articulan la ciudad y que conservan como pocas las huellas de su historia. La Hermandad de San Bernardo, tras la de la Macarena, es la que mayor número de hermanos tiene, también la segunda en nazarenos de todas las fiestas. San Bernardo fue un arrabal de los más pobres de la ciudad y hoy es un barrio selecto y apacible en el que adquirir una vivienda, construida sobre los solares de aquellos corrales y casas de vecinos, es inasequible para la mayoría de los sevillanos. La nómina de hermanos de San Bernardo vive en la diáspora, en los polígonos del extrarradio, en los suburbios de la ciudad. Donde ahora viven una, dos familias, antes lo hacían decenas y decenas de ellas. Éstas y sus descendientes constituyen la Hermandad, y cada Miércoles Santo, día de salida en estación de penitencia hacia la Catedral, se produce uno de los fenómenos más emocionantes y menos conocidos de toda la Semana Santa: el regreso del éxodo, del exilio. Eso me contaron en la Hermandad y eso pude presenciar el último Miércoles Santo. Aquellas familias, sus descendientes en primera y segunda generación, vuelven a ver pasar la cofradía desde las puertas de las que fueron sus casas. Hasta allí llevan sus sillas, su comida, para ver pasar a su Cristo de la Salud y a su Virgen del Refugio. Y allí se quedan después, vestidos con sus mejores ropas, que denotan su éxito en la vida o su persistir en la pobreza aún, pero todos juntos, abrazados, entre risas, orgullosos de pertenecer a un barrio del que no reniegan, a pesar de haber sido expulsados. Cada año faltan más mayores, pero sus herederos persisten en esa tradición, el único hilo conductor con el barrio que les hemos permitido conservar.

Por eso me siento orgulloso y agradecido a poder presentar Tres mil viajes al sur en un espacio tan significativo. Voy a ir, acompañado de gentes del Polígono Sur, a uno de los pocos lugares que conservan su memoria. Y entraré allí con emoción y respeto, con la emoción y el respeto que me produce el sufrimiento de tantas personas que hoy, cincuenta años después, continúa, para vergüenza nuestra.

INTELECTUALES

EINSTEIN

Sevilla, 2 de marzo de 2016

Ayer y hoy he leído sendos artículos en torno a la actualidad política firmados por un crítico literario el del martes, y por un escritor, el de hoy miércoles, intelectuales reconocidos en la ciudad. El primero hacía referencia al pasado día de Andalucía y al presunto sentimiento andalucista de los habitantes de la comunidad autónoma, mientras que el segundo defendía la bondad del pacto entre el Partido Socialista y Ciudadanos que en estos días se somete a examen en el Congreso de los Diputados.

Nada que objetar al fondo de cada uno de los artículos. Aunque discrepe de lo que defienden ambos articulistas, cada cual es libre de tener y expresar sus ideas, en este caso en un medio de difusión, como podría ser en la barra de un bar o en cualquier otro escenario. Sin embargo, lo que sí me molesta es la prepotencia con la que esas ideas se expresan, única verdad posible por lo que se les lee.

Soy firme defensor de la libertad de expresión, me gusta leer a quien no piensa como yo por eso mismo, porque me hace pensar, ampliar mi espectro, caer en la cuenta de aspectos que no he valorado, tratar de entender la perspectiva del otro. Pero hay dos cosas que detesto: una, el defender las ideas menospreciando a las personas, vejándolas en lo personal; la otra, la prepotencia de los que se autoproclaman como intelectuales, que es lo que me lleva a escribir estas palabras.

Intelectual, esa palabra sobrevalorada y poco precisa, y al parecer, patrimonio exclusivo de quienes ejercen el intelecto en materia de letras, ya que los de ciencias al parecer no lo usamos. Dicen que muchos intelectuales no ganan demasiado dinero, aunque hay quienes sí que están pagados de sí mismos, y quizás por ello no lo necesiten.

Algunos de los que se creen intelectuales sienten la necesidad imperiosa de expresar lo que piensan sobre los acontecimientos que suceden en el día a día. Aunque me temo que no son pocas las veces que lo hacen por no perder visibilidad, en especial en este mundo de las redes sociales, es saludable que gente que trata de pensar, de analizar, de profundizar en tener una visión del mundo, nos ayuden a entenderlo, aun a riesgo de que entren en temas en los que son tan legos como otros que les leen. Pero qué lamentable me resulta sentir esas opiniones como las únicas posibles. Y me parece que eso no tiene que ver tampoco con el saludable apasionamiento que cada cual puede acompañar a su libertad de pensamiento y a la difusión del mismo.

La presunta intelectualidad se pierde cuando uno se sube al pedestal que se ha fabricado, o le han fabricado otros pero que se utiliza con gusto. El conocimiento o el manejo de algunas artes, en especial de la literatura, no da patente de corso para darnos lecciones a los demás acerca de cómo debemos estar en el mundo. Ser intelectual es ayudar a abrir la mente de otros, para que esos otros puedan tener más argumentos a la hora de desarrollar su propia opinión, y en ningún caso puede ser un arma de adoctrinamiento. Qué diferencia tan enorme con el tono del artículo que hoy compartía página con el que cito, firmado por un señor sin curriculum literario, pero que, mostrando sus ideas, ayudaba a pensar tanto a los más cercanos a ellas como a los más alejados. Por cierto, ese señor también escribió un artículo con una actitud similar la semana pasada, aquella vez en referencia al sentimiento andaluz. ¿Será este señor un intelectual, aunque no se lo crea como los otros dos?

La foto está tomada de la página web bonitasimagenesconreflexiones.com 

COÑO, EL DE TU HERMANA (Y EL DE TU PRIMA MÁS CERCANA)

Dolors-Miquel_Hay una izquierda perdedora, con un miedo terrible a la victoria, que se siente mejor ofendiendo que luchando por combatir la injusticia. Es una izquierda cobarde, que aunque le duele la derrota, ha terminado por cogerle el gusto a compadecerse de ella misma. Es una izquierda torpe, infantil, que paga sus frustraciones con otros. Que no son otros cualesquiera, sino aquéllos que no les van a presentar batalla, tal es su cobardía.

Esa izquierda desbarra en presencia de quienes cree que son como ellos, en entornos de impunidad, porque les faltan huevos, o coño, para enfrentarse a quienes les puedan hacer pupa, no vayan a cagarse patas abajo. Una izquierda lerda y mostrenca que además, saca a relucir el coño para denostarlo.

Como persona que se siente de izquierdas, aunque por lo que veo puede que sólo sea una pose burguesa la mía, siento vergüenza de esa izquierda y no poca frustración, por las alas que dan esos payasos (en el sentido despectivo que aparece en el diccionario), a quienes han hecho de este país el reino de la desigualdad. Gracias a esta izquierda del coño mantendremos a los de siempre en el poder, que se descojonan con estas salidas de pata de banco de nenas malas, porque así continuarán esquilmando este país a su antojo y dejándolo como el erial  que hoy es, y seguirá siendo, con la inestimable colaboración de estos nenes o nenas malcriados.

Para ganar unas elecciones de verdad, porque espero que lo que querrán, si es que saben lo que quieren, es llegar al poder por vías democráticas, hay que convencer a muchos de los que rezan el padrenuestro de que se puede confiar en ellos para hacer un país más justo, y eso no se hace ni a hostias ni ofendiendo a quienes no se te van a abrazar con un cinturón de bombas alrededor del cuerpo.

Quizás después de escribir esto me quiten el carnet de izquierdas. Qué le vamos a hacer. Pero lo que sí tengo claro es que éstas del coño, me tienen hasta los cojones.

ME GUSTA LA NAVIDAD

NAVIDAD_PSUR¡Me gusta la Navidad! Me encanta, me divierte, me asombra; y a veces me entristece, me enoja.

Me gusta la Navidad. Me encanta ver a la gente alegre, corriendo de un lado para otro, con las manos llenas de bolsas, cargadas de paquetes, todos con su nombre escrito, al menos en la cabeza de quien los lleva.

Me gusta la Navidad, porque por primera vez en el año, a pesar de que ya esté a punto de finalizar, todos como colectivo pensamos en los otros, aunque los otros no sean muchos, aunque a los más otros no les dediquemos más que un gesto superficial. Me gusta la Navidad, porque nos saca de nuestro ensimismamiento y nos acerca a los demás. Me gusta la Navidad y sus comidas de Navidad. A pesar de los crápulas, que lo son todo el año, aunque no se les note.

Sí, ya sé, hay quien critica la Navidad, a quien le enoja. Se la ataca por el  consumismo que genera. Nos acusamos de derroche, de malgastar, de valorar más un objeto que un acto de amor, de afecto, y no seré yo quien diga lo contrario. Pero también pregunto: ¿es la Navidad la causa, o es simplemente el reflejo de la sociedad que nos hemos dado? ¿Somos así todo el año o es ahora cuando más se nota? ¿No será que debemos modificar nuestro comportamiento el resto del tiempo antes de pretender hacerlo solo por Navidad? Sí, claro que debemos cambiar; y mucho más en estos momentos en los que el planeta está dando muestras de su incapacidad para sostener más el crecimiento desmedido. Debemos sustituir el consumo como patrón oro de la sociedad por otro más solidario con el ser humano y con el planeta, y no nos va quedando más remedio que hacerlo. Claro que hay que buscar otro norte, y si lo buscamos el resto del año, también lo encontraremos en Navidad.

 

Me encanta la Navidad. Me encantan los mantecados, los polvorones. Mis primeros recuerdos de Navidad tienen que ver con ellos, en la cocina de la casa de mis abuelos paternos en Estepa. Mi abuelo era impresor. Tenía una imprenta cuya principal línea de negocio, como se dice ahora, era fabricar las cajas y los envoltorios de papel de los mantecados. Me encantaba entrar en aquella casa y, después de saludar a la familia lo más rápido que podía, correr a abrir aquella puerta secreta que no daba a los bosques de Narnia, sino a la imprenta. Tras ella, el ruido acompasado de las máquinas trabajando, el olor a papel, el ir y venir de personas enfundadas en batas de color café. ¿Eran de ese color o me traicionan los recuerdos?

Por aquella época, casi todas las casas de Estepa tenían su horno para hacer mantecados. Fue así hasta que, como luego se ha replicado al prohibir que produzcamos nuestra propia electricidad con placas solares, dejó de permitirse que se fabricasen, aduciendo razones de higiene. Como tanta gente, mi abuela María hacía mantecados en la casa, y luego el abuelo Antonio le imprimía sus propios papelillos. Nosotros tomábamos Mantecados Antonio y María. Las cajas lucían una foto de Estepa, con la torre de la Victoria bien visible, y en los envoltorios destacaban unas letras A y M de lo más barrocas, entrelazadas. Eran mantecados grandes, que se deshacían al partirlos. Los restos que quedaban en el interior los aplastábamos de nuevo con ayuda del papel para compactarlos y comernos hasta el último trozo.

Mis primeros recuerdos navideños son golosos, como podéis comprobar. Imagino que es así para todos. Lo primero que evocamos de estas fechas tiene que ver o con comida o con los Reyes Magos, y en mi caso son los mantecados y el pollo a la naranja que hacía mi madre cada cena de Nochebuena, lo primero que se me viene a la memoria. Pero también los Reyes Magos.

Me encanta la Navidad, me divierte, me asombra, aunque a veces me entristezca o me enoje. Y si me divierte, es sobre todo por la Cabalgata de Reyes Magos. Para mí, sin duda, el 5 de enero es el día más alegre de esta ciudad. Con todos mis respetos a otras fiestas y tradiciones solemnes de esta ciudad, que muestran una elegancia popular refinada e incomparable, la Cabalgata de Reyes Magos saca lo mejor de cada sevillano. ¿Quién no se ha lanzado a la calle, dispuesto a luchar a muerte por un caramelo, incluso armado de paraguas aunque no fuera un día de lluvia? ¿Quién no ha cantado La gallina turuleca al son de alguna de las bandas de Semana Santa que ambientan la Cabalgata, quién no ha gritado, saltado al paso de los beduinos, a cualquier edad? ¿Quién no se ha emocionado al ver los ojos de un niño, sea o no de su familia, y su mirada de asombro ante esa grandiosa representación? ¿Quién no ha sido niño de nuevo al disfrutar de un espectáculo así?

Resulta conmovedor reconocer que es posible ilusionarse al menos una vez al año, que se puede forjar una emoción colectiva de felicidad, de alegría. ¿Qué sería de nosotros, de esta ciudad adormecida y rehén de su pasado y de sus cronistas más trasnochados, si generásemos una ilusión por nuestro futuro como la que trasmina esta ciudad la noche del 5 de enero? ¿Por qué el día 6, o el 7, vuelve a dormirse, por qué regresan nuestros complejos, la culpa y el arrepentimiento por habernos comportado así durante la Navidad? ¿Qué sería de nosotros si cada día del año fuese un 5 de enero?

 Me divierte el día de Reyes, me asombra, me emociona. Y me han divertido y emocionado los 5 de enero como padre. La cabalgata pasa por delante de casa de mis padres. Es una segunda planta y ha sido siempre el lugar de reunión para la familia este día. Mi madre aún compra confeti, serpentinas, globos, que mis hijos y sobrinos lanzaban al paso de la comitiva. Cuando eran pequeños y terminaba de pasar, todos corrían a la habitación de mis padres. Siempre había un despistado que se había dejado una ventana abierta, por la que se habían encaramado los pajes de los Reyes Magos para dejar los regalos antes que en ningún sitio y así aliviarse del duro trabajo que les quedaba por hacer esa noche. Sí, me gusta, me encanta el día de Reyes porque representa momentos como este en muchas casas, porque seguro que al escucharme contar esta anécdota familiar se les ha venido a la memoria instantes parecidos en sus familias.

Otro momento especial de esta época del año, el primero en orden cronológico, es poner el Nacimiento. El día de la Inmaculada es el que solemos escoger para ello, como para tantas otras familias. A pesar de que ya son mayores, mis hijos son los primeros en continuar la liturgia de colocar todas las piezas que hemos ido comprando a lo largo de los años. Y eso, a pesar de que en nuestra casa tenemos una vitrina llena de Nacimientos de muchos países de América Latina, que lucen todo el año. Nacimientos de Chile, Colombia, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay…Nacimientos guaraníes, incas, araucanos…Esto no es excusa para volver a poner cada año nuestro Belén, el que hemos ido construyendo con el paso de los años, y disfrutar de esos sencillos ritos que estrechan los lazos entre generaciones y se guardan en nuestra memoria colectiva.

Por días así de entrañables disfruto de la Navidad, pero no debo olvidarme del significado profundo de un tiempo como este. Muchos cristianos se sintieron tremendamente molestos cuando hace años un concejal, sin duda con afán provocador, denominó a estas fiestas como las del solsticio de invierno. También hay quien se queja de la descristianización de los motivos que se utilizan para iluminar nuestras calles. Pero hay que reconocer, y eso no le quita nada a nadie, que en su momento también el cristianismo se apropió de fiestas que estaban en la raíz profunda de la humanidad, en los cultos relacionados con la tierra y el sol. Esto no les resta nada a los creyentes, pero también quienes no creen pueden hacer suyas estas fechas.

¡Me gusta la Navidad! Me encanta, me divierte, me asombra; y a veces me entristece, me enoja. Y me gusta la Navidad porque no sucede en cualquier momento, sino en una época muy especial, como es el del momento en el que la luz vence a la noche.

El cristianismo celebra mañana el nacimiento del Hijo de Dios. El Niño Jesús no podría haber nacido en otra época del año que en el solsticio de invierno: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas sino que tendrá la luz de la vida”, dice el Evangelio de San Juan. El solsticio de invierno no es solo una fiesta para el cristianismo; también es un día sagrado para otros pueblos y religiones. Por mi cercanía personal a los pueblos de América, quiero recordar el Inti Raymi, o del Wawa Inti Raymi (la fiesta del sol o del niño sol), celebración que se hace durante el solsticio de invierno del hemisferio sur, el 24 de junio, nuestro día de San Juan).

El solsticio es el día en el que la luz vence a las sombras. Es un día en el que la esperanza se abre paso ante el pesimismo. Representa el derecho que toda persona tiene a rehacer su vida, a nacer de nuevo, a resucitar en vida; a superar sus contradicciones, sus fallos, sus inconsistencias. Es el día para volver a empezar, para resurgir. Vuelve la luz a la vida, vuelve a abrirse camino entre las tinieblas para vencer a la noche. A caminar. La luz del mundo, quien me sigue no andará entre tinieblas, luz de vida. Esta frase tan evangélica, puede ser asumida por cualquier persona, crea en lo que crea.

La luz viene para volver a empezar. Quizás los resultados que se han dado en las elecciones del domingo no hayan sido casualidad, en un momento como el del solsticio de invierno. Quizás necesitamos volver a empezar, puede que ese haya sido el mensaje que hayamos dejado los españoles en las urnas. Y necesitamos luz para recorrer ese camino.

El solsticio de invierno nos muestra que hay que resistir, que hay que tener paciencia y no hay que perder la esperanza. Aunque luego la luz  avance en su insolencia y terminemos por volver a caer en nuestros propios errores de soberbia, y nuestra falta de humildad acabe por arrojarnos a las llamas en las hogueras de San Juan, día en el que la noche vuelve a abrirse paso para hacernos pagar nuestros errores.

Y por eso, me gusta la Navidad, porque es parte de la vida. Y me encanta, me divierte, me asombra; aunque a veces me entristezcan o me enojen las miradas superficiales hacia ella.

La luz está llegando y nos ayudará a que nuestro aliento de vida se sobreponga a las tinieblas. Queridos amigos, feliz llegada de la luz, Feliz Navidad; paz a las mujeres y los hombres de buena voluntad; fuerza y aliento para que hagamos entre todos un mundo más justo, para ayudarnos a ver al otro como parte de nosotros. Somos humanos a través de la humanidad de los otros, dice la filosofía Ubuntu, de la que tan buen embajador era Nelson Mandela.

Y mucho amor. Mucho amor a la madre tierra que nos acoge. Liberémonos del miedo de las tinieblas, dejemos las tinieblas de ese pasado lleno de injusticias, de avaricia y soberbia. Hágase la luz, que ilumine nuestros pasos y nos haga caminar juntos. Que como los Reyes Magos, sigamos nuestra Estrella de Oriente, y que sepamos que no todos los caminos conducen a Roma si se trata de justicia. Sigamos la Estrella sin temor. Ya viene el sol, y viene para darnos luz a todos. No importa cuán dura fuera nuestra noche; es hora de caminar y de dejarnos iluminar.

¡Feliz Navidad! ¡Feliz llegada de la luz!

Sevilla, 23 de diciembre de 2015

SANIDAD PÚBLICA O SANIDAD PRIVADA

Artículo publicado en la revista El Farmacéutico en mi sección YA VIENE EL SOL el 12 de junio de 2015

http://elfarmaceutico.es/index.php/ya-viene-el-sol/item/6051-sanidad-publica-o-privada#.VbnewPntmko

SANIDAD PUBLICA PRIVADAQue el estado garantice a sus ciudadanos el derecho a la salud es una muestra de su madurez como organización colectiva. Porque un estado, como conformación política, incluya o no los sentimientos de patria o nación entre sus ciudadanos, si tiene sentido para estos se debe a que juntos se consigue crecer como individuos, como personas, y a que existe igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de cada cual y nos sostiene en la enfermedad y en las dificultades de la vida. Que el estado garantice ese derecho, como el de la educación, es una manifestación palpable de que es instrumento para el bienestar de sus integrantes, y por eso las medidas de estos últimos años, penalizando la enfermedad mediante cuotas extra a los ciudadanos en el pago de los medicamentos, además de las que realizan a través de los impuestos, van en contra de ese derecho. Porque el gran problema de lo público es lo político. Lo público es muy bonito sobre el papel, y en la realidad si esto se alcanza; pero corre el riego, en sociedades poco maduras como la nuestra, de escasa tradición democrática, de que todo se politice y se llegue a poner en cuestión los avances que se consiguen de vez en cuando. En cambio, lo privado tiene menos política, aunque la tiene, y es el legítimo beneficio económico lo que prima. Esto, en salud, significa que pasa de ser un derecho a una cuestión más de mercado, orientándose los servicios sanitarios hacia la rentabilidad, como en cualquier otro sector.

Reflexionaba sobre estos aspectos escuchando una conferencia sobre el éxito de la implantación de los servicios de Medication Therapy Management en estados en los que la salud es un negocio y no un derecho. Envidio que existan cientos de farmacéuticos, cada vez más, que ejercen su profesión previniendo y resolviendo los problemas que producen los medicamentos, una de las tragedias más graves que existe en la actualidad en el ámbito de la salud pública de los países desarrollados. Me causa una profunda tristeza ser testigo de cómo un estado como el español, que ha sido referencia docente e intelectual para este tipo de servicios en Europa, se encuentre a la cola a la hora de implantarlos, y sea hasta el momento poco más que una entelequia vislumbrar que ello sea factible.

Es absolutamente lamentable que sigan muriendo ciudadanos a causa de los medicamentos, que continúen sufriendo sus problemas evitables, que gastemos millones y millones de euros en algo que se podría ahorrar, con que solo existiera altura de miras, voluntad de avanzar y vocación de servicio a los ciudadanos. Es descorazonador llegar a la conclusión de que en este país no existen este tipo de servicios porque en la sanidad pública prima la política sobre el bien común, y la economía, la verdadera economía y no las cuentas de la lechera que se hacen para cautivar votos, se subordine al sectarismo. Sectarismo al que no somos ajenos los profesionales de la salud en general y nosotros en particular, anteponiéndose los intereses de los agentes implicados a los de los ciudadanos a los que dicen defender.

Algún día esto se revertirá. Esperemos que los afrancesados que defienden de verdad el cambio, no tarden de nuevo dos siglos en ganar esta batalla.

La ilustración se tomó de http://www.ofertasbancarias.com/foros.php?t=48551

SEGUIMIENTO FARMACOTERAPÉUTICO EN OFICINAS DE FARMACIA

UOFT_Entrevista

Hace unos días preguntaba al presentarme a mis alumnos del Master de Atención Farmacéutica de la Universidad de Costa Rica qué era una profesión. Después de escuchar la opinión de todos, llegamos a la conclusión de que una profesión acoge a un grupo de personas con un conocimiento y experiencia concretos, que trabaja y recibe su remuneración para resolver un problema que tiene la sociedad, de una forma que ninguna otra lo hace.

En el caso del seguimiento farmacoterapéutico, ejercerlo y ser un profesional significa asimilar un conocimiento y tener una experiencia para resolver, de una forma específica y diferente al del resto de profesiones de la salud, el enorme problema de salud pública que significa la morbi- mortalidad evitable asociada al uso de los medicamentos. Y esto, como cualquier otra profesión que exista en el globo terráqueo, incluyendo la pesca con lanza, con una remuneración coherente a la responsabilidad contraída.

Por tanto, para que una profesión como la que significa ejercer el seguimiento farmacoterapéutico pueda ejercerse, esta debe estar incluida y reconocida como una actividad dentro de las prestaciones y políticas sanitarias, lo que como es obvio, incluye un modelo de remuneración y la forma en que va a integrarse con el resto de prestaciones y profesionales.

Además de esto, algo que parece obvio, pero que hasta ahora no lo ha sido, requiere un cuerpo de conocimientos que refleje de forma precisa de qué trata esta prestación sanitaria, qué persigue, cómo se enseña y se aprende, qué formación se necesita para ejercerla y quién no está capacitado para ello.

Si analizamos por qué todavía no se ha implantado de forma generalizada el seguimiento farmacoterapéutico en oficinas de farmacia, y quiero puntualizar que en ningún otro entorno asistencial, digan lo que digan los que trabajan en esos escenarios, bastaría con repasar lo dicho anteriormente: no existen políticas que lo incluyan, no se enseña ni hay modelo de formación ni acreditación que defina las cualidades que debe tener el profesional, y como consecuencia, en entornos asistenciales como el de la farmacia comunitaria, su implantación es testimonial. También en los otros bastante discutible, porque aunque dicen ejercerla y reciben remuneración para ello, lo que practican es algo que de seguimiento farmacoterapéutico, en su esencia, solo tiene el nombre.

Creo que es necesario hacer esta reflexión, puesto que no puede apelarse a la falta de voluntad o patriotismo profesional de los farmacéuticos de oficina de farmacia el problema. No es así. Las causas de la escasa implantación tienen que ver con la hipocresía de los políticos, que nos utilizan y nos regalan el oído cuando necesitan nuestro apoyo y luego se olvidan, de su falta de compromiso con los problemas reales de la sociedad; de las Facultades de Farmacia, que se han apuntado al carro para no caerse pero que no quieren dirigirlo hacia espacios nuevos por miedo; y obviamente de quienes nos representan dentro, devotos de Lampedusa y de Alfonso Guerra, que no es que no saquen en la foto a los que se mueven, sino que directamente les disparan. Y no precisamente con la cámara fotográfica.

HALA, MADRID

RONALDO CABREADOEl martes pasado, cuando jugaba el Barcelona su partido contra el Bayern de Munich, la noche anterior a la eliminación del Real Madrid por la Juventus, discutíamos en una cena sobre esta semana de fútbol europeo.

Como aficionado, tengo la suerte de vivir en una ciudad en la que hay dos grandes equipos, aunque uno de ellos pase momentáneas horas bajas. Es un privilegio, porque así no tengo que optar por ser ni del Real Madrid ni del Barça, como hacen fuera de sus ciudades muchos futboleros que carecen de un equipo con un mínimo de entidad.

Me encanta que en mi ciudad, la gente sea del Sevilla o del Betis y que la afición por los otros sea mínima, o secundaria a la de nuestros equipos. No importa que perdamos mucho más que ellos, que no ganemos casi ningún título aunque deseemos ganarlos todos. En la vida se aprende de la victoria y de la derrota, sobre todo de esta, y disfrutamos mucho más de las victorias por su excepcionalidad, que aquellos que la tienen por costumbre.

En aquella cena centramos el debate en los partidos de Champions de la semana, antes de saber ningún resultado. Asumiendo que cualquiera podía tener amor por cualquiera de los colores que jugaban, estábamos de acuerdo en que, para aquellos que nos daba igual uno que otro, que no entendíamos de nacionalismos aplicados al fútbol, el Real Madrid no era santo de nuestra devoción. En especial, para los que tenían hijos pequeños. Porque, cómo se les podría explicar a ellos que la trayectoria de Cristiano Ronaldo era ejemplar, un modelo a imitar. Cómo se podría defender a un club cuyos aficionados olvidan lo que Iker casillas, probablemente el mejor portero que haya tenido nunca el Real Madrid, pase lo que está pasando a estas alturas de su carrera deportiva. Cómo explicar a nadie que en la vida lo único que importa es mi gloria personal, y que a los demás hay que utilizarlos en beneficio propio, como hace el delantero portugués. Cómo defender que alguien como Iker, que ha dado todo tipo de títulos, tanto para su club como para la selección de su país, esté viviendo lo que está viviendo porque esa afición, al igual que su delantero portugués, ha aprendido a utilizar a los futbolistas para su propio beneficio (títulos) y los desprecia cuando ya no les sirve.

RONALDO PEINETANo, muchos no queríamos que ganase el Madrid. Es más, durante la noche del miércoles coincidí con otros amigos y ninguno, ninguno, nos entristecimos por su derrota. Probablemente haya quien piense que hay que defender lo español por encima de todo, o el fútbol no es algo edificante, que no es modelo de nada. No estoy de acuerdo. El fútbol es un deporte, y como deporte, la belleza, el esfuerzo y el acierto deben estar por encima de cualquier bandera. Y el fútbol como negocio, ese segmento empresarial en cuyos fangos se mueven como peces en el agua los presidentes de ambos equipos a los que me refiero, no es ejemplo, sino reflejo de la propia sociedad. Es como el bipartidismo trasnochado que nos asola; es como las tremendas desigualdades sociales que sufre nuestro país, en las que los ricos no dejan de robar ni de esquilmar a los más modestos.

Pero el fútbol, como deporte que une lo físico y el esfuerzo, con el talento, la inteligencia, la astucia, con la madurez, ese juego en el que pueden participar altos y bajos, fuertes y menos fuertes, lentos y rápidos, sí que es edificante. Y el Real Madrid, que consiente que siga jugando en sus filas alguien como Cristiano Ronaldo, que ha tenido como entrenador a una ponzoña humana como José Mourinho, no es un ejemplo edificante para nada. Y por eso está bien que se pase el año del color de su camiseta. Así que hala, Madrid. Lo peor de todo es que no van a aprender. Cortarán cabezas y pondrán otras. Y a vender camisetas y falsas ilusiones. Y a seguir envenenando este deporte, con la ayuda de vuestros periodistas de cámara. Porque en eso sí que hacen nacionalismo español. Del peor, por cierto.

La primera foto se obtuvo de http://www.cortarporlosano.com . La segunda de http://www.canalfutbolista.com 

TIEMPO DE ELECCIONES

TIEMPO DE ELECCIONESEn los barrios pobres de mi ciudad hay gente que ha comenzado a trabajar. Parados de larga duración, de escaso nivel formativo, han obtenido contratos para limpiar y quitar pegatinas y carteles de paredes, farolas o señales de tráfico de avenidas y parques. No son los jardineros que aparecen en la foto, pero cumplen una labor similar. Entre todos tratan de adecentar la ciudad a tres semanas vista de las elecciones. Porque sí, su contrato acaba a finales de mes, justo después de que los ciudadanos (¿o ya no se nos puede llamar así porque hay un partido que se ha quedado con el nombre?) haya ejercido su derecho al voto.

Desconozco si otros ayuntamientos de distinto signo político han hecho lo mismo. Me temo que sí. Pero de lo que estoy más seguro es de que contratos como estos son los responsables de la bajada del paro que hoy 5 de mayo de 2015 ha anunciado a bombo y platillo el gobierno de la nación. Y si esto significa que la crisis se ha acabado y hay alguien que lo cree, será porque unos nos faltan el respeto y otros no tenemos remedio.

SEDOF. TRES AÑOS CONTRA EL FRACKING FARMACÉUTICO

SEDOFNunca hemos estado tan informados;

jamás se ha hecho tan poco

para evitar catástrofes anunciadas mil veces. […]

 

Y no solo pretendemos mantener el mismo estilo de vida

sino que perseguimos continuamente el más allá,

el consumo infinito en un planeta finito.

Deseemos lo mejor, pero preparémonos para cualquier cosa.

León Lasa: EN NORUEGA

Extraigo estas frases del epílogo de este fantástico libro de viajes que Almuzara editó al letrado y articulista sevillano León Lasa. Para mí es inevitable leer en clave farmacéutica este y muchos otros libros. Defiendo con vehemencia que la vida es una y que lo que pasa en algún entorno puede y debe leerse en cualquier otro. El cambio climático, el cambio político, el cambio farmacéutico…estamos ante una crisis sistémica y de punto final. Se ve en todo. Cuando escuchamos que la crisis desaparece y que el sector de la construcción remonta en España, con tantos pisos vacíos, con tantos desahucios, con tanta gente en la calle, es para tentarse la ropa. Que baje el precio del petróleo, que se extienda el fracking como modelo extractivo, es para tentarse la ropa. Que la gente se asuste ante los nuevos partidos políticos que aparecen, es para tentarse la ropa.

El mundo farmacéutico también es para tentarse la ropa. Como en la vida real, un importante número de farmacéuticos no quiere ver más allá de su cúter y de su cinta celo. Al fin y al cabo, uno de los grandes regalos que nos da la vida es que es demasiado corta, de forma que podemos subsistir haciendo fracking profesional, explotando lo que hay sin límite, y que quien venga después que le vayan dando.

Porque fracking farmacéutico es el invento de la cartera de servicios, y también lo son los documentos, declaraciones y todas sus variables en las que llevamos ya décadas, sin que nada cambie. Fracking farmacéutico es explotar un modelo agotado, al que se le pretenden extraer las zurrapas caiga quien caiga.


SEDOF
nació hace tres años para tratar de generar un cambio, apostando por una sociedad científica basada en una práctica asistencial definida y concreta, a diferencia de otras sociedades farmacéuticas, que se enfocan en un profesional y un determinado entorno asistencial.

La apuesta por una práctica asistencial no ha sido bien entendida por quien no quiere entenderlo y es una pena, porque eso no provoca nada más que poner palos en la rueda de la regeneración profesional, una regeneración que no podemos hacer cada uno por nuestra cuenta. Como el climático, el cambio que necesita la profesión farmacéutica se escapa a la capacidad de diferentes agentes por separado. Como dice León Lasa, nunca hemos estado tan informados como ahora de la que se nos viene encima, y jamás se ha hecho tan poco para evitar una catástrofe mil veces anunciada. Pretendemos seguir haciendo lo mismo, mantener un mismo estilo de vida, recortar y recortar códigos de barra y seguir poniendo la mano a papá Estado, sabiendo que ese modelo no da más de sí, y que son las profesiones las que dan propuestas a la sociedad y no al revés como algunos pretenden.

Después de tres años, en SEDOF se han hecho muchas cosas, pero también es cierto que habíamos soñado con hacer muchas cosas más. Esto no se justifica solo con la inesperada animadversión de muchas instituciones profesionales, sino que también es algo que hay que pensar desde dentro. A pesar de todo, en la medida de nuestras posibilidades, se han hecho cosas y las seis escuelas SEDOF, y el apoyo a la creación de Unidades de Optimización de la Farmacoterapia (UOF) son apuestas de enorme calado que irán dando sus frutos.

Deseo que en los próximos tres años, y en especial tras las elecciones que en 2016 traerán una nueva presidencia a la sociedad, se dejen de ver fantasmas en torno a SEDOF, y que esta sociedad mantenga el proyecto de hacer realidad una práctica asistencial cuya ausencia está provocando muchas muertes y no pocos problemas en la sociedad, que es como decir en nuestras familias, nuestros amigos, nuestros allegados. Incluso entre aquellos a los que no les gusta SEDOF. Porque la parca, amigos y amigas, no entiende de política.

Ojalá dejemos de agachar la cabeza y seamos capaces de crear un futuro más allá de nosotros mismos. Deseemos lo mejor para nuestra profesión en ese sentido. Si no, preparémonos para cualquier cosa.

GOYTISOLO, NO ESTÁS SOLO

GOYTISOLOLeo que han sentado muy mal las palabras de Juan Goytisolo, con motivo de su discurso de recepción del Premio Cervantes. Su nada disimulado apoyo al partido Podemos y su crítica al gobierno no han gustado nada, y hay quien le reprocha que critique a quienes han puesto en su mano el cheque de ciento veinticinco mil euros que supone el galardón. La respuesta a su discurso fue las ausencias en el almuerzo que se realizó tras la ceremonia del alcalde de Alcalá de Henares, del presidente de la Comunidad de Madrid, del ministro de cultura y del presidente del gobierno de la nación, a quienes se les debió atragantar la alocución.

Se le reprocha a Goytisolo que no haya tenido empacho alguno en recibir el dinero a pesar de las críticas vertidas, y yo me pregunto por qué. Que yo sepa, el premio se otorga por una comisión que valora la trayectoria literaria de los candidatos, y el cheque sale del erario público, es decir, de lo que todos y cada uno de los que pagamos impuestos en España. ¿Acaso lo pagó Wert con sus ahorros?

Creo que existe en la derecha española una antigua percepción de que el dinero público sale de sus propios bolsillos, de ahí que quien recibe este tipo de premios tenga la obligación de rendirles pleitesía. Ese concepto patrimonialista, tan poco democrático, viene de lejos. Probablemente la ex- izquierda que ha gobernado también en este país no es ajena tampoco a esos tics. Por aquí han sido muchos los estómagos agradecidos los que han esperado pacientemente su premio, y puede que hayan sido escasas las excepciones, y no solo en el ámbito de la literatura, de que hayan sido reconocidos, vivos, personajes contrarios al orden establecido, de ahí que premiar a Goytisolo en una época como esta es positivo en lo político. Porque tener libertad de pensamiento suele salir muy caro en España. Quizás ya no te maten en lo físico como hasta hace poco, aunque sí que lo intentan de otras formas más sutiles como el ninguneo o la condena al ostracismo.

Estimo que las críticas vertidas por Goytisolo son legítimas y oportunas, más allá de que podamos estar de acuerdo o no con ellas. Las ha realizado al legítimo gobierno elegido por los españoles, en el marco de un premio que dan los españoles a través de quienes nos representan en ello. Ni el Premio Cervantes es del alcalde de Alcalá, ni de ningún otro a los que el discurso les quitó el apetito, ni mucho menos lo ha alquilado por cuatro años el Partido Popular. Solo espero que esto no influya en posteriores concesiones si continúan en el gobierno para próximas ediciones.

Por tanto, Goytisolo, no estás solo. A mí sí me parece bien que critiques lo que te parezca. Y era el momento y el lugar. ¿Dónde si no vas a tener a quienes dicen ser nuestros representantes?

Discurso íntegro:  http://www.rtve.es/alacarta/videos/premio-cervantes/discurso-integro-juan-goytisolo-premio-cervantes-2014/3103044/

La foto se tomó de http://www.rtve.es