EL MUNDO DE LOURDES

Soy Gertrud, no me tengas miedo.

 No temas quemarte con mi llama.

Soy la luz que rasga las tinieblas y ya no se apaga,

el calor que acoge y no quema.

Ilumino tus sueños, tus deseos,

alumbro tu mente,

acojo tu pasión en mi regazo.

Soy Gertrud, no dejaré que me extingas,

porque soy luz y soy fuego,

soy hogar y soy calor.

 

LOURDES Y YO_GRTRUD_06022014Hace muchos años que conocía Lourdes Ramírez Mota. Mis recuerdos son de la Facultad de Farmacia, aunque por aquel entonces nuestra relación no fue intensa. Luego emprendimos nuestra carrera profesional en el ámbito de la oficina de farmacia. A ambos nos apasionaba, pero también íbamos cada uno por nuestro lado.

Podríamos decir que nuestra relación no iba más allá de conocernos, hasta que entramos juntos si mi memoria no me traiciona, en el Consejo Rector de CECOFAR, la cooperativa de distribución farmacéutica. A partir de ahí fuimos forjando una amistad que creció con el paso de los años, a pesar de que mi presencia en aquel Consejo Rector se fuera difuminando conforme crecía mi apuesta por la Atención Farmacéutica.

Pero lo que nos unió más como amigos fue nuestro viaje a Argentina, por el que tantas explicaciones tuvimos que dar, no solo a nuestras parejas, sino a quienes nos recibían en Buenos Aires. Aquel viaje fue una experiencia maravillosa de amistad, de aprendizaje, de compartir. No puedo olvidar aquellas cervecitas con cacahuetes en la Plaza Borrego del barrio de San Telmo, que repito cada año que voy, ni nuestras cenas inolvidables con amigos como Andrés Barrado, Diego Chiapetta y Eduardo Lagomarsino,o la visita al cementerio de La Recoleta, cámara de fotos en ristre. Hay vidas, amigos y momentos que merecen la pena.

Por aquel entonces Lourdes ya había dado un giro importante en su vida. Había optado por su pasión, la fotografía, regresó a la Universidad y se formó en serio. En Argentina aprendí de su ojo de fotógrafa, a mirar. Es increíble lo que nos podemos perder sin saber aprovechar los ojos. Hoy es una artista impresionante, ponto va a grabar un corto en el cementerio, en el que sueño con echar una mano, y cada día está más joven, más guapa, más feliz, más profunda, más radiante, y nos ilumina a todos los que nos dejamos tocar por la energía que desprende. No había más que ver las caritas de su familia el día de la inauguración de la muestra. En especial me quedo con la de Gonzalo, su marido, pero en realidad eran todos.

Detrás de  sus pasos, he seguido yo, con un camino diferente y también con un progreso más tímido. El mundo farmacéutico se ha ido alejando progresivamente de mí y reorienté mi pasión por una práctica asistencial e la que creía y creo. Hoy está en la literatura.

Estos cambios hay mucha gente que no los entiende o no los quiere entender. En realidad solo los pueden comprender personas para las que, como Lourdes o para mí, es la pasión la que mueve nuestras vidas. Hay motores distintos en la vida y cada cual decide el que quiere usar, pero no debemos obligar a los demás a que usen el nuestro ni lo contrario. Igual que a nosotros nos daría terror vivir en la rutina, ajenos a la creatividad, hay quien se siente mejor en ese tipo de espacios. No hay mayor mérito en una u otra forma de ser o de hacer; simplemente son tareas distintas las que estamos dispuestos a cumplir en la vida y nos hemos comprometido y arriesgado a cambiar en momentos en los que otros cuentan con los dedos de las manos los años para la jubilación.

El pasado jueves 6 de febrero Lourdes y yo nos encontramos en la inauguración de su exposición fotográfica. Me sentí orgulloso de ser su amigo, y aún más cuando tuvo la osadía de asumir el riesgo de pedirme que yo le escribiera el texto de presentación de ese mundo de Gertrud que con tanta maestría había explorado.

Ojalá que repitamos muchas experiencias como esta. Ayer me decía una amiga que yo era un privilegiado por entusiasmarme lo que hacía. Yo le contesté:

— Te equivocas, a mí no me entusiasma mi trabajo, sino que yo hago que me entusiasme lo que hago.

Es una forma de estar en el mundo, y estoy feliz de compartirla con mi amiga Lourdes. Nuestro privilegio es habernos conocido.

No os perdáis esta exposición, en la antigua calle de El burro, hoy Alonso el Sabio, en el número 4.

http://escueladefotografia.blogspot.com.es/2014/02/el-mundo-de-gertrud-de-lourdes-ramirez.html

Gracias, Lourdes, por darme la posibilidad de aprender tanto de alguien como tú.

FOTOS:

1. TITANIA o los sueños.  2011. Fotografía digital.

2. GERTRUD.  2012. Fotografía digital.

3. NIX Diosa de la noche. 2012. Fotografía digital.

4. NINFA ECO La voz y la poesía.  2013. Fotografía digital.

5. AFRODITA La belleza frente a exigencias actuales.  2009. Fotografía digital.

6. GEA La diosa tierra.  2012. Fotografía digital.

7. ASTARTÉ Madre naturaleza y fertilidad. 2009. Fotografía digital.

8. BRIGHID Diosa  Mujer culta y profesional.  2010. Fotografía digital.

9. BRIGIDA Diosa luchadora.2012. Fotografía digital.

10. HESTIA Diosa del hogar.  2013. Fotografía digital.

11. CERES Diosa de las cosechas. Sevilla 2012

12.  ELENA DE SHALLOT Miedos.  2013. Fotografía digital.

13. HAMACA Y CAÑA. Soledad 2012.Fotografía digital.

14. EL HOGAR.  2012. Fotografía digital.

Anuncios