FELIZ NAVIDAD (y 2)

Hoy llega la luz

Llega la luz para abrirse camino entre las tinieblas, para darnos la oportunidad de resucitar entre nuestras cenizas. Venimos de tiempos oscuros, pero tenemos la oportunidad de renacer. La Navidad es tiempo de esperanza. Para intentarlo otra vez, para levantarnos, para hacer frente a la derrota, para combatirla. El otoño es tiempo de melancolía, de reconocer nuestros errores, de penar hasta acabar desnudos, sin las hojas que protegían nuestro cuerpo. El invierno lo es de fortaleza, de resistencia, de valentía, pues hemos quedado desnudos, nada tenemos, o lo tenemos todo, porque solo estamos, solo somos, nosotros. ¿Y qué somos sino nuestra desnudez?

La luz nos encuentra cuando el frío se ha incrustado en nuestros corazones, cuando parecemos muertos pero no lo estamos. El sol está lejos pero viene, ya viene el sol, y nada ni nadie podrá impedirlo. Hagamos frente a las sombras, al frío, muy pronto tendremos la oportunidad de sembrar, una vez más, de recoger nuevos frutos si hemos sido capaces de arar de otra forma nuestra tierra.

El sol viene pero no lo adores, porque antes de que lo pienses se alejará de nuevo. El sol ilumina tus actos, los únicos que pueden hacer que recojas nuevos frutos. Ya viene la luz, para todos. A todos nos da la oportunidad. Es hora de salir de la madriguera.