FELIZ FINAL

…la jodida libertad es la trampa con la que nos están quitando el suelo bajo los pies…

La lectura de la última novela de Isaac Rosa (Sevilla, 1974) me ha hecho sentirme así. De alguna forma el escritor ha socavado la tierra sobre la que pisaba y me ha hecho percibirque era mucho menos firme de lo que pensaba. Se dice que una novela, una obra artística en general, es un punto de encuentro entre el autor y el lector o, por extensión, el que se detiene a contemplar la creación. Esta es, tras La mano invisible (Seix Barral, 2011),la segunda vez que acudo a ese punto de encuentro con el escritor sevillano y puedo decir que en ambas me he llevado una buena hostia, como si hubiera pegado un tirón de la alfombra que pisaba y cayera de bruces contra esa realidad cogida con alfileres en la que vivimos.

Leer Feliz final no solo me ha interpelado acerca de mi propia relación de pareja, del significado del matrimonio, del papel de los hijos, sino que me ha llevado a cuestionarme sobre los valores de nuestra sociedad, que son,aunque me cueste reconocerlo, los míos, porque yo soy un ser social. De alguna manera,en Feliz final hay una nueva mano invisible, como en la novela publicada hace siete años, que maneja con habilidad los hilos emocionales que nos sostienen, tan frágiles y a merced de cualquier brisa. Mucho me temo que la mano sea la misma, o al menos sean los mismos personajes misteriosos los que la gobiernan.

Aunque existe la tentación, y me resultó casi inevitable no hacerlo, de comenzar a leer la obra en clave personal, Isaac Rosa tiene la grandeza de invitarnos a interpretarla en modo social. Ángela y Antonio, la pareja protagonista nos relatan su historia emocional y también la nuestra, la de esa democracia que cuentan que comenzó hace cuarenta años, la de la sociedad del bienestar que inició su construcción en Europa sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial, la que creíamos que gozaba de sólidos cimientos, a salvo de cualquier embate. Sí, al igual que el comienzo de la novela, íbamos a envejecer juntos: Ángela y Antonio, Carmen y yo, ustedes dos, nuestra democracia, nuestros derechos sociales… hasta que la brisa nos desnudó, hasta que la mano invisible nos arrancó de cuajo las vestimentas y nos mostró una etiqueta de Primarkbajo el lienzo que vestíamos.

Me ha parecido un gran acierto el contar la historia desde el final. Quizás esta lectura particular no hubiera sido posible si la obra no hubiera estado escrita así. Qué importancia tienen las formas en la literatura, escoger el punto de vista adecuado para lo que se quiere contar, o para lo que he interpretado como lector. Hay gente que sabe escribir muy bien, en el sentido de elegir las palabras correctas y conjugarlas de una manera académica, pero que no sabe contar historias. La forma que ha elegido Isaac Rosa me ha parecido extraordinaria, con una prosa que ha actuado como un pedernal contra mi conciencia.

Una obra magnífica que invito a leer a quien no tema sentir que el suelo se resquebraja bajo sus pies.Aunque no por dejar de leer a Isaac Rosa este será más sólido.