LOS NUEVOS INDIOS

“No creamos medicamentos para los indios, sino para occidentales que puedan pagarlos”.

“La independencia de Cataluña es un mal negocio”.

 

DEKKERSFrases como las del Consejero Delegado de Bayer Marijn Dekkers y del Ministro del Interior español Jorge Fernández Díaz espero que te deje bien clarito cuál es la diosa a la que servimos: la Sagrada Economía, bajo la advocación monoteísta capitalista, que es la única verdadera que reina sobre la faz de la tierra. Es su única religión, no existe otra, el mundo solo es para los que podemos pagarlo, así que mueve el culo y espabílate.

Desengáñate. Solo irás al cielo económico en la medida calvinista de tu éxito, si eres capaz de saltar por encima de otros, si miras para otro lado. Total, que haya miseria  en la humanidad se debe a la incapacidad de los parias de vivir bajo esas reglas. Tienen lo que se merecen, pero como la misericordia del Dios Capital es también infinita, siempre quedará la caridad, para espolvorear nuestras sobras a punto de caducar, para entregar nuestras limosnas que quiten las trazas que podamos conservar de mala conciencia y que, sobre todo, nos hagan sentirnos mejor y orgullosos del camino emprendido. Al fin y al cabo, la razón está de nuestra parte.

INDIOTuvimos que ocultarnos bajo una piel de cordero en los años de al sociedad del bienestar, aprendimos a manejar los hilos de la democracia. Tomamos nota de la verborrea de la izquierda, tan aficionada a frases grandilocuentes y con frecuencia vacías, y establecimos nuestro lenguaje, nuestras propias premisas, nuestra lógica. Seguiríamos haciendo lo mismo que hasta ahora, pero ya no tendríamos que disimular ni mucho menos avergonzarnos en público como algunos pusilánimes. Y ese momento ha llegado. Después de corromper a la socialdemocracia y provocar la crisis económica, pudimos comenzar la tala del estado de bienestar.

Y comenzamos a transmitir nuestros mensajes clave. Supieron que habían vivido por encima de sus posibilidades (ahora verán cuáles son), que todos los políticos son unos corruptos (ya no los necesitamos, nos bastamos y sobramos con nuestros Consejos de Administración), que la Sanidad pública era insostenible (y un buen negocio en el que invertir), y que como eran abusones y de alma pecadora y corrupta, deberían pagar por sus culpas. Pero, nada de hacerlo con oraciones o penitencias. En esta nueva religión hay que hacerlo con tasas.

Y en esas estamos. Tenemos que ir paso a paso, sin prisas. Todavía no es prudente que nuestra nueva religión se separe de la antigua, porque es muy útil usarla para seguir captando adeptos. La izquierda anticlerical es un excelente aliado para ello. Esos meapilas que todavía siguen a dioses antiguo, aún se asustan con ellos. Por eso nos viene tan bien hacer una nueva ley del aborto, para cabrear a los rojos y que se les echen encima. Así no se nos escapan sus votos. Es un despelote esto, ya no nos hacen falta dictaduras ni nada por el estilo. Es mucho mejor ser demócratas.

Y seguiremos con el desmonte. Cada día un pasito más. Lo que yo no sé es dónde nos vamos a parar.

Ilustración tomada de El rincón de Mortadelón” www.mortadelon.blogspot.com y de ww.peoplesearch-online.com 

JUAN

GORRILLASMe lo encuentro cada mañana cuando bajo a comprar el pan. A las siete y media de la mañana, quizás antes, Juan comienza su jornada en la zona de la panadería. Aún se le puede ver por otras calles del barrio a las diez de la noche, por la parte de los bares, que a esas horas está más concurrida. No sé cuándo termina, pero las quince horas parece que no se las quita nadie.

Juan es aparcacoches ilegal y muy pronto va a sufrir los recortes también en su trabajo, porque el Ayuntamiento va a implantar la zona azul en el barrio. De esta forma su percepción ilícita de honorarios se cuadruplicará  de forma lícita para el Ayuntamiento, a costa de los usuarios de las plazas de aparcamiento. Juan solo podrá atender la hora nocturna o, triste sino de estos tiempos, tendrá que emigrar a otras zonas de la ciudad en las que pueda seguir ejerciendo su actividad.

Desconozco si los ayuntamientos tienen departamentos de I +D y realizan un seguimiento a personas claves como Juan, que les hacen descubrir nuevos nichos de negocio. Si no fuera así lo recomendaría vivamente, porque legalizar lo ilegal produce siempre beneficios…económicos. Aunque Juan trate de ayudar a aparcar, aunque los nuevos empleados de la empresa concesionaria se limiten a ver qué coche tiene el tiquet de haber pagado a la vista.

Juan es una persona educada, aunque todos sabemos que no todos los aparcacoches ilegales lo son. Como en todas las profesiones. Y más en una a la que no se llega porque sí. Tiene su barriguita cervecera, como tantos de nosotros y la piel demasiado sonrosada, con esas venillas saltonas que denotan tener un largo romance con el alcohol. Pero hace bien su trabajo. Incluso cuando se va de vacaciones con su cuñado deja sustituto. Suele departir con los parroquianos de los bares cercanos. Puede decirse que está plenamente integrado en la comunidad, aunque pronto todo será diferente. Tampoco creo que le preocupe mucho, pues Juan pertenece a esa clase de gente que vive el día a día, sin pensar demasiado en el futuro, a diferencia de la clase media.

Las sociedades tan desiguales como la nuestra tienen a muchos juanes y juanas por la calle. Aparcando coches, vendiendo romero para la buena ventura, amenizando con su música los veladores de las terrazas, o vendiendo imitaciones para quienes gustan de presumir de marca pija y no les llega. Los juanes y las juanas son denostados por nosotros. A los que ejercen la profesión de Juan uno de los cronistas de la ciudad les bautizó con éxito como gorrillas. No se podría haber escogido una palabra con más tino para describir…al cronista y al pedestal desde el que pontifica.

En nuestra sociedad hay cada vez más juanes y juanas buscándose la vida por la calle como pueden. Para unos resultan molestos, incómodos, para otros son parte de nuestro paisaje. Quizás si la empresa que gestione el aparcamiento ofreciera un puesto a Juan este lo rechazaría, o duraría poco. Juan es alma libre y por su prolongada exclusión social, que puede que comenzase nada más nacer, quién sabe, es más que probable que no tenga vuelta atrás, que ya sea incapaz de integrarse en nuestras reglas sociales. Aunque quién sabe. Acabo de saber que una de las rumanas que pide en el barrio ha conseguido trabajo de empleada del hogar. Estaba radiante. Quizás solo haya que darles una oportunidad. La que como sociedad, ni les damos, ni nos damos.

¿TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS?

ESTATUA LIBERTADUn reciente informe de Intermon Oxfam señala que en España 20 personas copan el 20%  de la riqueza. Tras el desastre de Zapatero, supe que muchas personas de izquierda, hartas de la política errante del Partido Socialista, acabó votando al Partido Popular.

En un país con tantas dictaduras y asonadas militares como España, ha quedado en la clase media un poso mental de que cuando pintan bastos, la derecha es la única que puede salir a resolver los problemas, al igual que antes había que sacar al ejército a la calle para salvar el país. Como la canción de Jarcha:

Dicen los viejos que no se nos dé rienda suelta,

que todos aquí llevamos,

la violencia a flor de piel.

Pero, como dice la canción también, yo solo he visto gente muy obediente hasta en la cama. Y así nos va.

Para resolver los problemas macroeconómicos de un país me da la impresión que no hay que saber mucha economía. La asfixia política que producían las dictaduras ahora se ha transformado en económica. Basta con hacer una reforma laboral para poder soltar lastre sin mucho coste económico, se produce una legión de parados a los que se les culpabiliza de la crisis, porque han vivido por encima de sus posibilidades, y cuando, cautivo y desarmado el ejército de parados levanta la bandera blanca, se les ofrece migajas en forma de puestos de trabajo, para poder así corregir la única cifra macroeconómica que puede fallar: las listas de desempleo.

A partir de ahí, con las empresas grandes cada vez más grandes, recogiendo subvenciones por reconstruir lo que destruyeron en empleo pero más baratito, ya se habrá resuelto la crisis. Y se demostrará, ante los ojos de los parias de la tierra versión remasterizada, que Jarcha tenía razón, y que solo nos merecemos ser vasallos de estos reyezuelos que, como todos los que han sido en el mundo hispano, no cuentan un pimiento fuera de su territorio, pero que dominan el mambo en su entorno. Al fin y al cabo la riqueza no es algo absoluto sino relativo. Depende de con quién te compares. Por eso, el rico español será tanto más rico cuanto más pobre sea su vasallo, y siempre querrá más, gracias a ese relativismo que siempre nos recordará que en materia de dinero, nunca será suficiente.

Otras estrategias interesantes para cerrar el círculo son expulsar a los cachorros que pueden mover el tinglado y destrozar la educación como vía de cambio. Ambas astucias van contra la generación de pensamiento independiente.

En cuanto a las migraciones, es probable que como dicen los informes, no sean cuantitativamente masivas, pero son cualitativamente demoledoras. Estamos expulsando de nuestro país a las mejores cabezas, a los universitarios. Decapitamos nuestra élite intelectual y empobrecemos el nivel educativo del país, es decir, restamos libertad de pensamiento.

En referencia a la educación, disfrazar de excelencia el elitismo en la nueva ley, restar asignaturas como la Filosofía, que nos ayudan a conformarnos como seres humanos libres, para favorecer conocimiento técnico y pensamiento único (religión) es el complemento idóneo a la estrategia de expulsión de jóvenes universitarios. Si la reforma laboral y la apuesta por las grandes empresas consiguen un gran efecto a corto plazo, las expulsiones intelectuales y reformas educativas garantizarán el futuro.

Una nueva Edad Media nace en España. La antigua casta nobiliaria hoy la constituyen esas veinte personas que copan de forma escandalosa la riqueza de este país y dominan la comunicación y la política. A nosotros los vasallos, no nos queda otra que transformar aquel refrán del medievo y actualizarlo:

Ni quito ni pongo en el Ibex, pero ayudo a mi Empresa.

En España los que han vivido por encima de sus posibilidades van a seguir haciéndolo. Y como siempre, a costa de quienes no han sabido utilizar la democracia para transformar de verdad este país. Ojalá digamos eso de “Hasta aquí hemos llegado”, porque ellos ya lo dijeron allá por 2007. Y lo están cumpliendo, vaya si lo están cumpliendo. Ya hasta se han quitado el disfraz de cordero. No lo necesitan.

COPAGO FARMACÉUTICO: RETRATO DEL DESCONOCIMIENTO Y SUS CONSECUENCIAS

Estamos a escasos quince días de la aplicación del Real Decreto 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del sistema nacional de salud. A pesar de que la intención del gobierno es que el 1 de julio, todavía no se ha generalizado en la población la consciencia de que muy pronto su aportación a la sostenibilidad del sistema, valga la repetición, va a aumentar. Va a aumentar, porque el sistema nacional de salud no era gratis antes, ni mucho menos. Lo pagábamos a través de nuestros impuestos, que de forma proporcional a nuestros ingresos económicos, a través del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas. Por tanto, aunque no era gratis, sí que era un sistema solidario, además de universal. Lo primero de todo que introduce el Decreto, y probablemente lo más grave para todos, es la pérdida de su universalidad, al dejar fuera de cobertura a los inmigrantes que residen de forma ilegal en nuestro país. La salud no es algo que entienda de fronteras y dejar sin asistencia a personas que están enfermas y no pueden pagarla, se volverá contra nosotros. La salud de cada habitante de un país no depende solo de lo que cada cual pueda cuidarse, sino que tiene que ver con la de los otros que viven en el mismo espacio. Por decirlo de otro modo, el más rico del Congo, si es que vive en el Congo y no se ha fugado, no tiene más esperanza de vida que cualquier habitante de nuestros barrios más humildes, gracias a que nuestras políticas de salud pública han sido, al menos hasta ahora, muy diferentes a las que han desarrollado los gobiernos del Congo. En referencia a los medicamentos, el asunto no tiene gravedad menor. Las preguntas son muy variadas: ¿Por qué introducir una tasa al consumo de medicamentos? ¿A quién se le está echando la culpa del exceso del gasto? ¿Por qué no seguir garantizando la universalidad realizando un mayor aporte a Sanidad de nuestro PIB, aporte que es de los más bajos en Europa? ¿A dónde va a ir ese esfuerzo que no se quiere hacer en Sanidad? No hay ningún estudio que demuestre que el copago farmacéutico disminuya los costes de la atención sanitaria (otra cosa es la explicación contable de la posible disminución de ese epígrafe, que luego puede venderse en los medios de comunicación amigos como ejemplo de éxito de una política determinada, que baja por un lado y se incrementa enormemente en otro apartado). En cambio, sí que hay estudios que indican las desigualdades que genera el copago. No se puede negar que nuestro sistema sanitario está hipermedicalizado, y que la consecuencia de ello es un aumento del gasto farmacéutico evitable, y la aparición de muchos problemas que generan costes importantes, derivados de esa polimedicación. Pero, si no se entiende esa hipermedicalización en el contexto de nuestras opulentas y débiles sociedades de los llamados países desarrollados, difícilmente se entenderá el origen último de lo que está pasando. La medicalización es una respuesta rápida, fácil, que requiere un mínimo esfuerzo por parte de quien lo usa, y evita sufrimientos como los engorrosos cambios en los estilos de vida. Es más rápido tomarse un antihipertensivo todos los días que bajar diez kilos de peso, evitar el consumo de sal o alcohol, o incluso hacer ejercicio físico que deje nuestro coche en el aparcamiento. Y esta fast solution tiene parangones en la fast food, en el fast way of life en el que vivimos, corriendo como pollos sin cabeza hacia no se sabe dónde. Limitar el acceso a los medicamentos mediante una tasa dificulta el acceso a quien menos tiene, y como salud y pobreza están íntimamente ligados, perjudicará más a las capas más desfavorecidas de la sociedad. Pero aún más triste es que cuando limitamos el acceso a medicamentos, estamos dificultando el recurso terapéutico más barato para abordar las enfermedades. Por muy mala fama que tengan los medicamentos, no hay nada más económico que tratar problemas de salud con fármacos. Limitar el acceso a, por ejemplo, antiulcerosos, podría aumentar la incidencia de ingresos hospitalarios por hemorragia digestiva o las cirugías de estómago. ¿Cuánto cuestan estos procedimientos, la estancia hospitalaria y sus consecuencias, es solo demagogia? Dificultar el acceso a antihipertensivos puede aumentar la incidencia de accidentes cardiovasculares, jubilaciones anticipadas por enfermedad y sus costes asociados, o pensiones de viudedad, etc, etc. No hay que limitar el acceso a los medicamentos y sí hay que gestionar muchísimo mejor este recurso terapéutico y todos los demás disponibles. Una sanidad más eficiente es posible sin que tengan que sufrir las consecuencias de estas políticas erráticas, que no solo son hambre para mañana, sino que ni siquiera son pan para hoy. La gestión integral de los medicamentos, para optimizar los resultados de los mismos, es algo esencial para disminuir los costes sociales y económicos de la hipermedicalización, y no lo es poner una tasa que solo conduce a aumentar las desigualdades en salud. La apuesta por una atención primaria multidisciplinar, centrada en el paciente y no en los medicamentos, es hoy más necesaria que nunca, si queremos introducir criterios reales de eficiencia al sistema público, sin que pierda su universalidad ni su solidaridad entre quienes compartimos un mismo espacio vital. El copago farmacéutico es el fiel retrato del desconocimiento de los políticos que nos vienen gobernando los últimos años, atrapados por unos gerentes analfabetos en lo que se refiere a aspectos esenciales de la cuenta de resultados, como los que generan la solidaridad y la universalidad de los servicios básicos, sean sanitarios, educativos o sociales. Unos tipos que no entienden el Estado como un lugar de encuentro para los ciudadanos, sino que lo conciben como la macro- empresa España S.A. Nuestro sistema sanitario tiene muchísimos aspectos por mejorar, entre ellos el aprovechamiento de los profesionales que colaboran en él, machacados por estas políticas erráticas y siguientes perjudicados, tras los pacientes. Y el caso de los más de cuarenta mil farmacéuticos que dispensan medicamentos, es el vivo ejemplo del desaprovechamiento para funciones que demandan a gritos en beneficio de los pacientes y de un sistema sanitario que se desangra entre la incompetencia y la falta de voluntad política. Pero el camino por el que nos estamos conduciendo en la actualidad continúa en una cuesta abajo, cuya pendiente no hace sino aumentar, con el peligro de la caída en picado a la que estamos abocados de continuar así.

CARTA A LOS QUE PIENSAN QUE INTRODUCIR LA GESTIÓN PRIVADA EN LA SANIDAD PÚBLICA ES UN AVANCE (DEDICADO A LOS HABITANTES DE CASTILLA- LA MANCHA)

El viernes 10 de febrero, el Consejero de Salud de Castilla La Mancha anunció la reactivación de la sanidad pública en su Comunidad Autónoma, introduciendo la gestión privada en sus hospitales, para garantizar la calidad y eficiencia de sus prestaciones.

Desgraciadamente, estas declaraciones hacen mella en los votantes. Años y años de interés por parte de los políticos, en conseguir que nuestra población tenga escaso criterio y formación. Y claro, nos hacen creer que tener unos servicios públicos gestionados por el estado es llamar a la ineficiencia, el desmadre yla corrupción. Nosquieren hacer creer que como colectivo, no tenemos remedio, y que necesitamos traer tiburones de los negocios para que las cosas vayan bien….para ellos.

A esto han contribuido también personas de dentro de los servicios públicos, que no han creído en que lo que hacen es eso, un servicio público haciala comunidad. Peroesta gente no es la mayoría, y lo que hay dentro de los servicios públicos es un montón de profesionales con ganas de hacer las cosas bien y cada vez mejor, acogotados por unos políticos como los que hemos tenido enla coalición PPSOEque nos gobierna desde 1975.

Y si no te crees de lo que es capaz una sanidad pública gestionada por empresas privadas, lee el correo que una amiga colombiana me envía. Ella reside y trabaja legalmente en España desde hace muchos años, pero ha tenido que volver por un tiempo para atender el cáncer de su madre. Lee y echa tus barbas a remojar. Y si después sigues votando ala coalición PPSOE, que se apoya a su conveniencia cuando lo precisa en sus satélites IU, PNV, CiU, pues no te quejes. Lee lo que me cuenta mi amiga:

Tanto por contarte, que empezare por el principio, la recuperación de mami de su cirugía. En este aspecto ella esta mejor muchísimo mejor, lleva su parálisis facial con muchísima dignidad aunque su amígdala derecha esta inflamada y molesta porque por allí esta drenando toda la rama ganglionar linfática que le quitaron…. En cuanto a su cicatriz va mejorando muchísimo también. Está cada día en fisioterapia, que ahora toma a las 6am porque le toca ir a trabajar el resto del día. El lado amable de todo esto es la actitud de mi mami, ella no se deja desanimar, se adapta a lo que le toque hacer y nos va dando lecciones de entereza y serenidad con todos estos inconvenientes. Eso si, sabemos que queda el largo camino de la radioterapia y la quimio que probablemente serán simultáneas.

 

La semana pasada visitamos un oncólogo clínico particular y aunque nos explico que el estadio del cáncer de mi mamita es bastante grave (Estadio IVa, Tx N2-3 Mx), pero según él es tratable. Manolito, esta noticia alcanzo a tambalearme… fue un muy mal rato. Además nos advirtió que la radio y la quimio van a ser bastante duras y que habrá que estar muy atentos porque puede deteriorarse mucho el estado de mi mami durante y después de estos tratamientos.

 

En cuanto a la burocracia que rodea la atención de mi mami esto es una prueba emocional de paciencia extrema. Estamos esperando los resultados de un montón de exámenes diferentes que pido la oncóloga (TACs con y sin contraste, renograma, función renal, función cardiaca, toda la química sanguínea, etc, etc,) para que la puedan ver en radioterapia y oncología y definan el tratamiento a seguir…

… la cuestión es que aquí cada examen se autoriza por separado, luego debe transcribirse del medico a la prestadora de salud (gestión que debe hacer el paciente por cada uno de los exámenes), para que esta a su vez autorice el examen si se tiene la cobertura, y el resultado sale cuando se le da la gana a cada empresa que lo realiza. Si por suerte se tiene la cobertura dentro del famoso POS “Plan Obligatorio en Salud”, el examen es autorizado y después hay que ver cuando hay espacio en la agenda (cada servicio se presta en un sitio diferente porque los servicios son subcontrados). Si no tiene cobertura en el POS (muy mala suerte) toca ir a otra instancia para que se haga una “justificación clinica” para que lo puedan autorizar y si no nos toca pagarlo de nuestro bolsillo.  Este proceso lo hemos hecho para todos estos exámenes que no te alcanzo a enumerar. Uno de los exámenes que no autorizan aun es el famoso PET-TAC tan definitivo que la oncóloga de la prestadora de salud ya justificó y ya lo estamos exigiendo a través de una asesoría legal anteponiendo una demanda a la prestadora de salud.

Además con el agravante de que ya se le acabo la baja a mi mami y le toco empezar a trabajar… entonces soy yo la que voy al medico y la prestadora de salud todos los días a hacer mil gestiones… y esto SIN SABER TODAVIA QUE TRATAMIENTO RECIBIRA. Esto es increíble, y ya estamos decididos a demandar porque estos retrasos pueden perjudicar la recuperación de mi mamita.

Recuerdas en Medellín, este medico de la compañía XXXX que se atrevió a decir que teníamos el mejor Sistema de Salud con casi el 95% de cobertura… pues me c… en sus m…. porque de eso nada… son unos sinvergüenzas… aquí si que la salud es un negocio descarado para las EPS.

Mejor dicho Manolito, suerte que estamos aquí. Yo estoy al frente de todo esto. Mi pareja y mi papá me apoyan en las gestiones, y me sirven de conductores del coche porque cada gestión es en diferentes lugares de la ciudad. No imagino como hacen las personas enfermas solitas todo esto. Y en el caso de mi mami, tengo totalmente ocupado cada día porque las gestiones son cada una de un extremo a otro de Bogotá (y ya sabes lo inmensa que es esta ciudad). Añoro mi Sevilla en Bici, el metro, los trasportes europeos… nuestro pobre Trasmilenio no da abasto… a veces cuando me subo siento que no toco el suelo con los pues de lo lleno que va siempre…

 

Bueno, aquí seguimos y voy viendo claramente la importancia de estar en este momento acompañando a mis papas.

Que creas en una salud, una educación y una información públicas, constituyen los cimientos para una democracia real y participativa, que protege a sus ciudadanos y garantiza que el ejercicio de su libertad no esté condicionado por la demagogia y las medias verdades.

En el estado español y en muchas Comunidades Autónomas quedan casi cuatro años para poder expiar el error. En Andalucía, el 25 de marzo tenemos la oportunidad de decirles no a los tiburones de tierra. Ten la certeza de que las cosas se pueden hacer de otra forma, confía

LAS NUEVAS DICTADURAS

Cuando escribo esto, el país está sometido a una crisis de valores, que ha producido una crisis financiera, que ha provocado una crisis económica, a la que, además, se le está buscando una solución en el mercado. Hoy me levanté con las declaraciones de un alto directivo de un banco que pedía precisamente eso, someter a la regulación del mercado a la economía para salir dela crisis. Comoponer al zorro al cuidado de las gallinas. Y lo dice sin despeinarse, sin que nadie le tosa. O mejor dicho, sin que los que puedan argumentarle contra sus asertos tengan altavoz para sus opiniones.

Porque ya no es necesario dar un golpe de estado para hacer una dictadura, ya no es preciso buscar a un militar vanidoso y autoritario para conseguir los objetivos. Basta con someter a la regulación del mercado, para ahogar la voz de los más débiles o de los que piensan diferente.

Recuerdo no hace mucho tiempo las manifestaciones de Serrat en su recogida del premio “El ojo crítico”, defendiendo una educación pública, una salud pública — hasta ahí mucha gente de acuerdo, aunque da miedo pensar lo que para unos y otros sean una educación o una salud públicas — y unos medios de comunicación públicos, para sorpresa de muchos.

 Desde hace mucho tiempo se persigue la idea de la destrucción de las    cadenas públicas de comunicación. Defenderlas es nuestra última oportunidad para defender la libertad de expresión, porque esta se perderá el día en el que solo tengamos a los grupos de comunicación que — todos — solo permiten expresar aquello que sirve a sus intereses.

Es cierto que nuestra falta de cultura, que nos lleva a una ausencia de criterio, y a que sea muy fácil influir sobre nuestra capacidad de decidir en el ámbito público, nos ha traído por ejemplo, unas cadenas de televisión autonómicas por lo general zafias, catetas y vulgares. Pero por eso no hay que cargárselas, porque estas y las estatales suponen nuestra última oportunidad de garantizar la libertad de expresión. No todo se arregla derribando; también es posible reformar.

En las pasadas elecciones, hemos dado nuestro voto mayoritario a una opción política para la que los problemas de este país derivados de la peor cara del capitalismo, la del mercadeo del humo — vulgo, especulación —, la resolvamos con más y más mercado. O la inteligencia de los votantes españoles es la que es subprime, o es para tentarse la ropa la capacidad manipuladora de los medios de comunicación, como brazo alargado de ese capitalismo invisible, que se esconde en las cloacas de los fondos de inversión.

Defendamos lo público como valor dela comunidad. Comoúltimo baluarte de nuestra soberanía y verdadera libertad.