SEGUIMIENTO FARMACOTERAPÉUTICO EN OFICINAS DE FARMACIA

UOFT_Entrevista

Hace unos días preguntaba al presentarme a mis alumnos del Master de Atención Farmacéutica de la Universidad de Costa Rica qué era una profesión. Después de escuchar la opinión de todos, llegamos a la conclusión de que una profesión acoge a un grupo de personas con un conocimiento y experiencia concretos, que trabaja y recibe su remuneración para resolver un problema que tiene la sociedad, de una forma que ninguna otra lo hace.

En el caso del seguimiento farmacoterapéutico, ejercerlo y ser un profesional significa asimilar un conocimiento y tener una experiencia para resolver, de una forma específica y diferente al del resto de profesiones de la salud, el enorme problema de salud pública que significa la morbi- mortalidad evitable asociada al uso de los medicamentos. Y esto, como cualquier otra profesión que exista en el globo terráqueo, incluyendo la pesca con lanza, con una remuneración coherente a la responsabilidad contraída.

Por tanto, para que una profesión como la que significa ejercer el seguimiento farmacoterapéutico pueda ejercerse, esta debe estar incluida y reconocida como una actividad dentro de las prestaciones y políticas sanitarias, lo que como es obvio, incluye un modelo de remuneración y la forma en que va a integrarse con el resto de prestaciones y profesionales.

Además de esto, algo que parece obvio, pero que hasta ahora no lo ha sido, requiere un cuerpo de conocimientos que refleje de forma precisa de qué trata esta prestación sanitaria, qué persigue, cómo se enseña y se aprende, qué formación se necesita para ejercerla y quién no está capacitado para ello.

Si analizamos por qué todavía no se ha implantado de forma generalizada el seguimiento farmacoterapéutico en oficinas de farmacia, y quiero puntualizar que en ningún otro entorno asistencial, digan lo que digan los que trabajan en esos escenarios, bastaría con repasar lo dicho anteriormente: no existen políticas que lo incluyan, no se enseña ni hay modelo de formación ni acreditación que defina las cualidades que debe tener el profesional, y como consecuencia, en entornos asistenciales como el de la farmacia comunitaria, su implantación es testimonial. También en los otros bastante discutible, porque aunque dicen ejercerla y reciben remuneración para ello, lo que practican es algo que de seguimiento farmacoterapéutico, en su esencia, solo tiene el nombre.

Creo que es necesario hacer esta reflexión, puesto que no puede apelarse a la falta de voluntad o patriotismo profesional de los farmacéuticos de oficina de farmacia el problema. No es así. Las causas de la escasa implantación tienen que ver con la hipocresía de los políticos, que nos utilizan y nos regalan el oído cuando necesitan nuestro apoyo y luego se olvidan, de su falta de compromiso con los problemas reales de la sociedad; de las Facultades de Farmacia, que se han apuntado al carro para no caerse pero que no quieren dirigirlo hacia espacios nuevos por miedo; y obviamente de quienes nos representan dentro, devotos de Lampedusa y de Alfonso Guerra, que no es que no saquen en la foto a los que se mueven, sino que directamente les disparan. Y no precisamente con la cámara fotográfica.

Anuncios

A POR ELLOS

A POR ELLOSHace algunos años, bastante pocos, me invitaron por primera vez a dictar una clase de Seguimiento Farmacoterapéutico en una asignatura de grado en la Facultad en la que me licencié y doctoré. Me resultó curioso, puesto que aunque había formado parte del cuerpo docente de su Master en Atención Farmacéutica, nunca hasta entonces había tenido la oportunidad de dirigirme a los estudiantes, como si lo había hecho en el Grado en Farmacia de otra Universidad española, como la San Jorge de Zaragoza, o de Facultades en países más lejanos, solo en la distancia, como Argentina o Chile. No sé si es cierto aquello de que nadie es profeta en su tierra, pero de lo que si tengo más certeza es de que al menos yo, no.

Aquella clase era la primera de la asignatura en ese curso. Antes de comenzar, la profesora que me invitó se dirigió a los alumnos. Anunció que se iniciaba el plazo de admisión de alumnos internos en su Departamento, el de Farmacia y Tecnología Farmacéutica, y que quien estuviera interesado podría solicitar su ingreso para trabajar con ella, aunque advertía que su investigación no tenía nada que ver con la materia que comenzaba a impartir, el seguimiento farmacoterapéutico de pacientes, sino con los aspectos tecnológícos de los medicamentos y sus formas farmacéuticas.

Ese es el panorama de las Facultades de Farmacia actuales. Mi anfitriona, profesora de tecnología, tenía que afianzar su puesto de trabajo en la Universidad y las horas de docencia eran claves para ello. No le importaba lo más mínimo impartir una asignatura de la que no tenía ni idea, sobre la que no investigaba ni le interesaba, con tal de conseguir su objetivo. La investigación en la que mi anfitriona era especialista se centraba en aspectos de los que nadie puede dudar de su importancia en el ámbito del medicamento, pero que no tenían que ver con aquella materia. Sus trabajos se publicaban además en revistas que le proporcionaban mayor índice de impacto, y de esta forma ayudaba a conseguir sus propios fines, es decir, asentar su plaza en la Universidad.

Años atrás a esto, cuando todavía no me habían dado “la boleta” como docente en el Master de Atención Farmacéutica de la Universidad, hubo un cambio en la dirección del grupo de investigación sobre atención farmacéutica que existía en la Facultad. La nueva directora también comentó que debía afianzar su puesto en la Universidad y por ello no publicaría en esta materia sino en terapias anticancerosas. La investigación básica daba de nuevo índice de impacto y, como le escuché a una farmacóloga de otro país una vez, en sus investigaciones primero postulas y más adelante ya se verá si se demuestra lo que postulaste. Pero publicado quedaba. Aceitunita en forma de índice de impacto dentro, y huesecito fuera. ¡Qué diferente a la investigación asistencial!

Este es el panorama de la Atención Farmacéutica en la Universidad, visto con benevolencia. La farmacia asistencial, la que trata con el paciente, no interesa, a pesar de que hasta el 80% de sus estudiantes, los que sostienen la Facultad, van a trabajar en ese entorno y precisan de esa formación. Apenas existe la investigación en esa materia y muchos de los profesores que se encargan de su docencia lo hacen porque no tienen más remedio, obligados por los requisitos de la Unión Europea y con una enorme escasez de docentes que crean en ella. Los investigadores básicos la desprecian, llegando incluso a manifestar públicamente que los que nos dedicábamos a ella lo que publicábamos eran meras discusiones de taberna. Eso lo manifestó públicamente en un Congreso ante una ponencia mía, una persona que fue presidente de la Conferencia europea de Decanos de Farmacia, y también de la Asociación Iberoamericana de Facultades de Farmacia. No era ningún advenedizo profesor asociado.

Esta persona, por cierto, lideraba un movimiento por cambiar el nombre de muchas Facultades iberoamericanas que se denominan como de Química y Farmacia. Quería que todas fueran Facultades de Farmacia a secas, como las españolas, cuando las nuestras son de todo menos de Farmacia, dominadas por los químicos, que han encontrado un chollo en nuestras Facultades, en las que, gracias al gran número de alumnos que deben tragarse sus planes de estudio para hacerse farmacéuticos, pueden investigar de lo que les dé la real gana, enseñar lo que les parece, a costa de una profesión sin personalidad y unas Facultades sin misión ante la sociedad. ¿Qué más da llamarse Facultad de Farmacia o de Química y Farmacia si al final son lo mismo? Quizás valdría la pena que todas se llamasen Facultad de Química Farmacéutica, porque es lo que parecen. Eso, sin hablar de la Botánica.

Soy consciente de que muchos profesores del área no química, aún no invadida, sufren esto que opino, pero es lo que hay. Este círculo vicioso va a ser muy difícil de romper, y más en un entorno universitario público tan opaco, tan cerrado y tan paquidérmico en su evolución. Y así es imposible.

Este no es el único problema que existe para que se desarrolle la Atención Farmacéutica, pero en estos días he visto un movimiento alentador entre estudiantes de Facultades de Farmacia preocupados por su futuro. Creo que esos aires nuevos que traen pueden contribuir a los cambios y es lo que me ha motivado a salir de mi apatía y hacer pública mi opinión.

Hay que ir a por ellos, hay que cambiar las Facultades o crear estudios nuevos que faciliten que existan profesionales que atiendan la inmensa tragedia humana y económica que está produciendo la falta de control sobre los efectos de los medicamentos. Con el dinero de todos no podemos estar manteniendo a gente que no trata de resolver los problemas de la sociedad sino únicamente su puesto de trabajo.

La imagen del post ha sido captada en la página web www.urbanres.blogspot.com